Desde la introducción de la vacuna contra la viruela en el siglo XIV, las vacunas han ayudado a millones de personas a desarrollar inmunidad contra algunas de las enfermedades más mortales del mundo.

Gracias a las vacunas, muchas enfermedades infecciosas como la viruela y la poliomielitis ya no existen fuera de los laboratorios de investigación. Su efectividad ha motivado a los investigadores a seguir trabajando para desarrollar nuevos tipos de inmunización, que podrían ayudar a evitar otras enfermedades.

Estas son 6 enfermedades que alguna vez fueron comunes y hoy ya no tenemos que preocuparnos por ellas.

  1. Viruela

La viruela solía eliminar a poblaciones enteras. Este virus puede propagarse fácilmente por el aire. La enfermedad causa una erupción moteada alrededor del rostro y del cuerpo de las personas infectadas que se convierten después en pústulas que finalmente cicatrizan. Internamente, el virus ataca el sistema inmune causando una muerte rápida.

Cuando los colonizadores europeos, trajeron la viruela a las Américas en el siglo XVII, se convirtió en una epidemia, matando a 3 de cada 10 personas que la contraían.

En 1796, el médico Edward Jenner, descubrió que las personas podrían volverse inmunes a la viruela si recibían una inyección de una cepa del virus similar y menos invasiva. Los experimentos de Jenner llevaron al desarrollo de la primera vacuna del mundo.

En 1972, Estados Unidos declaró erradicada a la viruela. Menos de una década después, la Organización Mundial de la Salud anunció que la viruela era la primera enfermedad erradicada del mundo.

La viruela sigue siendo la única enfermedad erradicada al 100%.

  1. La Polio

La polio es conocida por dejar a sus sobrevivientes con discapacidades de por vida.

La polio es una infección viral que vive dentro de la garganta y los intestinos de una persona. 1 de cada 4 personas que contraen la enfermedad desarrollan síntomas similares a la gripe, pero un porcentaje menor sufre efectos graves como parálisis e insuficiencia respiratoria.

El polio virus solía propagarse rápidamente entre las poblaciones más jóvenes porque se transmitía por vía oral. Eso significaba que se transmitía fácilmente en lugares como piscinas públicas y guarderías. Afortunadamente, una vez que se introdujo la vacuna en 1955, las tasas de polio disminuyeron rápidamente.

Según la Organización Mundial de la Salud, solamente tres países tienen casos activos de poliomielitis este año: Nigeria, Pakistán y Afganistán.

  1. Difteria

La difteria es una infección bacteriana contagiosa que se propagó a principios del siglo XX. Las infecciones por difteria afectaron a más de 200,000 personas en 1921 y causaron aproximadamente 15,520 muertes ese año.

La difteria inicialmente causa que las personas infectadas desarrollen dolor de garganta, debilidad e inflamación de las glándulas. Un moco de color gris comienza a cubrir la espalda y la garganta. Finalmente, si las bacterias pasan suficiente tiempo en el torrente sanguíneo, la infección puede producir toxinas que causan daño permanente a los nervios e insuficiencia cardíaca.

La enfermedad se propaga cuando una persona infectada estornuda, tose o deja gotitas de saliva en la superficies u objetos. Por esa razón, las personas que viven en lugares cercanos, especialmente en ciudades densas, eran altamente susceptibles a la enfermedad a principios del siglo XX.

La vacuna contra la difteria se introdujo en la década de 1920, por lo que los brotes naturales no han sido un problema durante casi un siglo. Sin embargo, la enfermedad sigue siendo común en algunos países en donde las personas no tienen acceso a las vacunas.

Se recomienda que los niños reciban cuatro dosis de la vacuna contra la difteria, seguidas de vacunas de refuerzo cada 10 años para garantizar una protección completa.

  1. Paperas

Las paperas son una enfermedad respiratoria causada por el paramixovirus. Como muchos otros virus, se propaga a través del contacto con la saliva. Una persona son paperas desarrolla glándulas salivales dolorosas e inflamadas. La hinchazón en el área de la mandíbula dificulta comer, lo que a su vez hace que los pacientes se sientan aún más débiles.

Las paperas generalmente no son tan mortales, pero algunos pacientes sufren complicaciones de por vida como la pérdida de la audición. Aproximadamente del 20 al 30% de los varones jóvenes que contraen la enfermedad corren el riesgo de desarrollar testículos inflamados, lo que provoca una disminución de la sensibilidad y problemas de fertilidad.

Los casos de paperas han disminuido drásticamente desde la introducción de la vacuna en 1967, ahora hay solo pocos casos por año.

  1. Sarampión

El sarampión causa erupción, fiebre alta y complicaciones graves a largo plazo. Una persona con el virus desarrolla síntomas similares a los de la gripe como fiebre, secreción nasal, junto con una erupción roja en todo el cuerpo.

Si la infección es grave, puede causar complicaciones graves como ceguera, daño cerebral e incluso la muerte.

Se estima que aproximadamente 3 millones de personas contrajeron la enfermedad cada año a finales de la década de 1950, antes de que la vacuna estuviera disponible. De ese total, aproximadamente 48,000 fueron hospitalizadas debido a complicaciones y aproximadamente 400 a 500 personas murieron anualmente por esta causa.

El sarampión es altamente contagioso, se puede transmitir cuando alguien respira el mismo aire o toca la misma superficie que la persona infectada.

La enfermedad puede permanecer en una habitación durante varias horas después de que un paciente enfermo se haya ido. Debido a que puede llevar una o dos semanas en desarrollarse, muchas personas transmiten la enfermedad sin saberlo.

A pesar de los recientes brotes, el sarampión es totalmente prevenible gracias a su vacuna.

  1. Rubéola

La rubéola produce daño cerebral y defectos de nacimiento en bebés. Los síntomas de la rubéola son similares a los del sarampión, aunque más leves. Las personas que contraen rubéola generalmente desarrollan una erupción roja, conjuntivitis y fiebre. Hasta el 50% de las personas infectadas no experimentan ningún síntoma.

Las vacunas contra la rubéola estuvieron disponibles a finales de los años sesenta. La Organización Mundial de la Salud espera erradicar esta enfermedad en todo el mundo en los próximos años.

Si requieres más información acerca de las vacunas contacta a tu médico de bolsillo en este link: http://onelink.to/sv3jpj

Fuente