Hasta la fecha, solo un paciente había demostrado con éxito que la cepa más común del virus VIH-1 podía ponerse en remisión. Después de más de una década y millones de dólares gastados en investigación, ahora sabemos que este increíble resultado es replicable.

Por segunda vez, un paciente se ha mantenido en remisión de la infección por VIH-1 después de haber sido tratado con trasplantes de células madre.

Hace aproximadamente 12 años se hizo historia cuando un paciente en Berlín se convirtió en la primera persona en mantener la remisión de VIH-1 sin recibir medicamentos retrovirales.

“Al lograr la remisión en un segundo paciente, con un enfoque similar, hemos demostrado que el paciente de Berlín no era una anomalía y que realmente fue el enfoque en el tratamiento lo que eliminó el VIH en estos dos pacientes”, explica el Virólogo Ravindra Gupta del University College London.

A menudo, el paciente de Berlín es descrito como el primer paciente “curado” de VIH, sin embargo, esto es técnicamente incorrecto ya que estar en remisión y curarse significa dos cosas muy diferentes.

En el nuevo caso, ahora llamado “paciente de Londres”, el hombre anónimo también recibió un tratamiento con células madre de un donante con la misma mutación del gen CCR5, esta vez mientras estaba en tratamiento para el linfoma de Hodgkin.

Dieciséis meses después del procedimiento, el paciente de Londres suspendió los medicamentos retrovirales y actualmente ha estado en remisión de VIH durante más de 18 meses.

Es demasiado pronto para concluir que este paciente se ha curado por completo, pero aun así es un paso prometedor que nos acerca más a un tratamiento para el VIH.

Los médicos dicen que deberán seguir vigilando al paciente de Londres para ver cómo se desarrolla su condición a partir de aquí. Es importante también mencionar que este tratamiento no funcionará en todos los pacientes, además de que las células madre donadas que se usan para este tratamiento son raras de encontrar.

No obstante, futuras investigaciones sobre cómo funciona este receptor de VIH podrán acercar a los investigadores hacia una cura para una enfermedad que afecta alrededor de 37 millones de personas en todo el mundo.

Fuente