Caminar regularmente es bueno para nuestra salud. Nos ayuda a reducir nuestro riesgo de padecer enfermedades cardiacas, diabetes y depresión. Lo mejor de todo es que es gratis y que podemos hacerlo desde cualquier lugar. Para la mayoría de nosotros, caminar más puede ser posible fácilmente como parte de nuestra rutina diaria.

Es común escuchar que debemos caminar 10,000 pasos al día, pero ¿es esto real y necesario?

La creencia de los 10,000 pasos se popularizó a raíz de una campaña de marketing, pero si creer que esto te hace caminar más, entonces esta bien.

El concepto de los 10,000 pasos se formuló inicialmente en Japón antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. No hubo evidencia real para apoyar este objetivo. Más bien, era una estrategia de marketing para vender contadores de pasos.

Hubo muy poco interés en la idea hasta que, en el 2001, investigadores australianos revisaron el concepto para alentar a más personas a activarse. Según evidencia acumulada, muchas pautas de actividad física en todo el mundo, incluidas las guías australianas, se recomienda un mínimo de 150 minutos de actividad física de intensidad moderada a la semana. Esto equivale a 30 minutos 5 días a la semana. Caminar media hora corresponde a 3000 a 4000 pasos dedicados a un ritmo moderado.

En Australia, el adulto promedio camina aproximadamente 7,400 pasos al día. Por lo tanto 3,000-4,000 pasos adicionales los llevaría a lograr su objetivo de los 10,000 pasos.

Esta de más decir que algunas personas acumulan muchos menos pasos al día. Por ejemplo, personas mayores, personas con enfermedades crónicas y las personas que trabajan en una oficina. 10,000 pasos al día no es una medida adecuada para todo el mundo.

Los estudios que examinan cómo el número de pasos diarios se relaciona con los beneficios para la salud, han sido principalmente de corte transversal. Esto significa que tomar conclusiones sin mirar cómo los cambios en los pasos afectan la salud de las personas a lo largo del tiempo.

Varios estudios han demostrado mejores resultados de salud incluso en participantes que caminan menos de 10,000 pasos. Un estudio australiano, encontró que las personas que dieron más de 5,000 pasos al día tenían un riesgo menor a padecer enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Otro estudio encontró que las mujeres que caminaron 5,000 pasos al día tenían un riesgo significativamente menor de sobrepeso o presión arterial alta que las que no lo hicieron.

Muchos estudios muestran que un mayor número de pasos conduce a mayores beneficios para la salud.

Un estudio estadounidense de 2010, encontró una reducción del 10% en la aparición del síndrome metabólico (conjunto de afecciones que aumentaron el riesgo de diabetes, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular) por cada aumento de 10,000 pasos al día.

Un estudio australiano en 2015, demostró que el incremento de 10,000 pasos al día reducía el riesgo de morir prematuramente por cualquier causa en un 6% y que aquellos que caminaban 10,000 o más pasos al día, tenían un riesgo menor al 46% de muerte prematura.

Otro estudio australiano, mostró que las personas que caminaban más pasaban menos tiempo en el hospital

La conclusión es que entre más puedas caminar, mejor para tu salud. 10,000 pasos diarios es un objetivo fácil de cumplir. Empieza hoy y mejora tu salud.

Fuente