Algunos pacientes han arraigado la costumbre de tomar una aspirina diaria. Los investigadores detrás de este nuevo estudio han llegado a la conclusión de que, aunque la aspirina reduce el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, aumenta en gran medida el riesgo de una hemorragia interna grave.

En este estudio en particular, se incluyeron adultos sin enfermedades cardíacas existentes. Los científicos encontraron que los peligros potenciales del consumo de aspirina superan los beneficios potenciales por lo que se debe pensar dos veces antes de crear el hábito de consumir una aspirina al día.

La nueva investigación es un meta-estudio de ensayos clínicos anteriores, que analiza las tendencias y los patrones en más de 164,000 personas y cuestiona la opinión generalizada de que las aspirinas diarias son una forma segura de reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, especialmente en adultos mayores.

“Este estudio demuestra que no hay pruebas suficientes para recomendar el uso rutinario de aspirina en la prevención de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes cardiovasculares en personas sin enfermedad cardiovascular”, explica Sean Zheng, del King’s College London en el Reino Unido. “Ha habido más incertidumbre acerca de lo que se debe hacer en pacientes con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y en pacientes con diabetes. Este estudio muestra que, si bien los eventos cardiovasculares pueden reducirse en estos pacientes, estos beneficios se comparan con un mayor riesgo de hemorragia”.

Incluso antes de que se hiciera este estudio, los expertos han recomendado que las personas solo deberían tomar dosis bajas regulares de aspirina siguiendo los consejos de un médico: hay muchos factores de salud que deben considerarse cuando se usa este medicamento como anticoagulante, aunque sabemos que puede ser un medicamento muy efectivo.

Ahora la imagen es un poco más clara. Las personas incluidas en este meta-estudio que tomaron aspirina diariamente, tuvieron un riesgo absoluto de 0.38% más bajo a ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares o muerte por eventos cardiovasculares.

Al mismo tiempo, un hábito diario de aspirina se asoció con un riesgo absoluto un 0.47% más alto de hemorragia interna grave. Eso subraya la importancia de que los pacientes no comiencen a consumir aspirina sin antes consultar a su médico.

Con una aspirina diaria, se esperaría que 57 en lugar de 61 personas por 10,000 sufran un ataque al corazón o un derrame cerebral; al mismo tiempo, 23 en lugar de 16 personas por 10,000 experimentarán un sangrado severo, en promedio.

La mediana de edad promedio de todos los participantes del estudio fue de 62 (con un rango de 53 a 74). Alrededor de la mitad de ellos fueron seguidos durante al menos cinco años.

Una de las limitaciones de esta investigación es que los estudios múltiples que se tomaron en cuenta cubrían diferentes dosis de aspirina, desde 50 mg hasta 500 mg. Los médicos normalmente no prescriben más de 100 mg al día, en cualquier caso.

Aún así, es importante que los pacientes y los médicos evalúen los pros y los contras de usar la aspirina como medida preventiva y quizás consideren mejor primero otras alternativas (como controlar la presión arterial o dejar de fumar).

Fuente