La desnutrición afecta a más de dos millones de personas en todo el mundo. La causa es la falta crónica de micronutrientes esenciales en la dieta, como las vitaminas y los minerales.

Es posible que los efectos de estas deficiencias nutricionales no sean visibles de inmediato, sin embargo, las consecuencias pueden llegar a ser muy graves: problemas del sistema inmune, trastornos mentales e incluso la muerte.

Si bien, muchos de los casos de desnutrición oculta se encuentran en países en desarrollo, este fenómeno ha ido en aumento en países desarrollados. Por ejemplo, la deficiencia de yodo es la causa más común de deterioro mental prevenible y el Reino Unido se ubica en el séptimo lugar entre las diez naciones con mayor deficiencia de yodo.

Datos de Estados Unidos, muestran que más de uno de cada cuatro niños, carece de calcio, magnesio o vitamina A, y más de uno de cada dos niños tiene deficiencia de vitamina D y E.

Existen varias causas de desnutrición oculta en los países desarrollados. El consumo de alimentos económicos densamente energéticos, nutricionalmente pobres y altamente procesados, en particular por las personas de menos recursos en la sociedad, es un factor importante.

Incluso, los productos frescos, tienen menos micronutrientes que antes. Esto se debe a problemas como salud del suelo causados por una mala gestión agrícola y el cambio climático.

Es probable que la creciente tendencia del veganismo sea un importante contribuyente al hambre oculta en el mundo desarrollado. Según la Sociedad Vegana, la cantidad de personas que cambiaron su dieta a vegana en el Reino Unido se ha multiplicado por más de cuatro veces en la última década.

Un estudio por la Vegetarian Resource Group, reveló que casi el 5% de la población de los Estados Unidos es vegetariana y aproximadamente la mitad de estos son veganos.

Consumir una dieta basada en plantas ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas y es bueno para el medio ambiente, sin embargo, las dietas veganas mal ejecutadas que no reemplazan los nutrientes críticos que se encuentran en la carne, conducen a graves deficiencias de micronutrientes.

La salud ósea es una de las mayores preocupaciones para este grupo de personas. Se informa que los veganos tienen una menor ingesta de calcio y vitamina D, lo que resulta en una menor densidad mineral ósea. Las tasas de fracturas son casi un tercio más altas entre los veganos en comparación con la población general.

Los niveles de omega 3 y de yodo, también son bajos en comparación con los consumidores de carne, al igual que los niveles de vitamina B12.

La vitamina B12, se obtiene con mayor frecuencia a partir de alimentos de origen animal. Se han encontrado mayores tasas de deficiencia en los veganos en comparación con los consumidores de carne.

Los síntomas de la desnutrición pueden llegar a ser muy graves e incluyen: cansancio, debilidad extrema, mala digestión, retrasos en el desarrollo de los niños. Si no se trata, la deficiencia de vitamina B12 puede causar daño irreversible a los nervios.

Si bien, obtener una cantidad inferior a la cantidad óptima de B12 es bastante común en mujeres embarazadas en países menos desarrollados, la frecuencia reportada de deficiencia entre los vegetarianos y veganos en países desarrollados varían mucho en cuanto a la gravedad entre los grupos de edad.

Incluso, los niveles bajo de vitamina B12, sin ser clasificados como deficientes, pueden ser perjudiciales para la salud y aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Los veganos pueden prevenir la deficiencia de micronutrientes al consumir alimentos fortificados (alimentos adicionados de vitaminas y minerales) y tomar suplementos.

Sin embargo, el uso de suplementos a menudo interfiere con la absorción de otros nutrientes importantes. Además, los suplementos veganos derivados de plantas tienden a tener una baja actividad biológica en seres humanos. Por ejemplo, los estudios muestran que los suplementos de vitamina D2 para veganos, son menos efectivos para elevar los niveles de vitamina D en sangre que los suplementos de vitamina D3 más utilizados.

Otros suplementos, como el de la vitamina B12, pueden ser en gran parte inactivos en el cuerpo.

Antes de seguir una dieta, consulta a tu médico. En DocHealth contamos con asistencia médica las 24 horas del día, los 365 días del año. Descárgala aquí: http://onelink.to/sv3jpj

Fuente.