Muchas personas padecen de insomnio y les es difícil dormir y mantenerse dormidos. Este nuevo estudio ha descubierto un interesante vínculo entre el insomnio en adultos y los niveles de contaminación de luz en su área.

La nueva investigación extrajo datos de la Cohorte Nacional de Muestras del Servicio Nacional de Seguros de Salud (NHIS-NSC) en Corea del Sur entre 2002 y 2013, utilizando las recetas de ayuda para dormir como un indicador de problemas para dormir. La exposición a la luz se registró con datos satelitales y se asignó a áreas residenciales. En total, se utilizaron datos de 52,027 adultos de 60 años o más, y las mujeres representaron alrededor del 60% de los participantes.

El estudio muestra que no solo las personas en las áreas más contaminadas por la luz tienen más probabilidades de tomar medicamentos para dormir, sino que, en promedio, tienen más probabilidades de usarlos durante un período más prolongado y en dosis más altas. Estos hechos no prueban que la contaminación lumínica sea la única razón por la que tenemos problemas para dormir, hay otros factores a considerar.

El equipo de investigación sugiere que más contaminación lumínica podría significar que se está en un área más urbanizada lo que también quiere decir que las personas tienen un acceso más fácil a medicamentos para dormir. Esto es algo importante a considerar antes de llegar a conclusiones.

Sabemos que la falta de sueño está relacionada con muchos problemas de salud como el envejecimiento prematuro de la piel y la salud del corazón, pero también hay pruebas de que está relacionada con tasas más altas de cáncer de mama.

La luz causa la interrupción de nuestro ritmo circadiano (nuestro reloj biológico). El uso de teléfonos inteligentes es una de las muchas formas en que la luz interfiere con los patrones de descanso, pero tendemos a seguir haciéndolo. Un estudio publicado a principios de este año mostró cómo los humanos que viven bajo tierra pueden terminar durmiendo durante días. Este es un recordatorio de que debemos evitar la luz tanto como podamos para dormir bien.

Así que la próxima vez que te acuestes, trata de mantenerte alejado de los dispositivos electrónicos durante al menos una hora antes de dormir. Además, recuerda cambiar el entorno en donde duermes, entre más oscuro, mejor.

Fuente