En las últimas tres décadas, la edad promedio para tener hijos ha ido en aumento. El avance de la ciencia en tema de fertilidad ha hecho que las personas puedan congelar sus óvulos o esperma y así aumentar sus posibilidades de tener hijos de una edad más avanzada.

Esta tendencia ha ido tan en aumento que grandes compañías como Apple, Facebook y Google, ofrecen estos tratamientos como parte de su paquete de atención médica. Dejar un bebé para después nunca había sido tan fácil, pero ¿Es algo bueno?

Cuando se trata de hijos, hay tres cosas que debemos considerar: ¿Estará sano? ¿Podrás embarazarte? ¿Cuánto costará?

Los padres tienen la obligación moral de dar a sus hijos el mejor inicio de sus vidas, pero los niños nacidos de madres mayores de 35 años y padres mayores de 45 años, tienen un mayor riesgo de padecer trastornos genéticos y de desarrollar problemas neurológicos como esquizofrenia y autismo. Esto afectará gravemente sus vidas en un futuro.

Además, es muy probable que los padres mayores de 35 necesiten usar un tratamiento de reproducción asistida como la FIV (fertilización in vitro), asociada con el nacimiento de bebés prematuros o con bajo peso al nacer. Los bebés que nacen por FIV, también tienen un mayor riesgo de tener enfermedades cardiovasculares y metabólicas cuando sean adultos.

Si los futuros padres congelan sus óvulos o espermatozoides cuando son más jóvenes, pueden reducir algunos riesgos asociados con la edad, pero no los asociados a FIV.

Así que has decidido esperarte a tener hijos. No te preocupes, no estás solo.

La mayoría de las parejas quedarán embarazadas después de intentarlo por un año. Una de cada siete parejas tendrá problemas para concebir, pero la edad definitivamente es un factor importante.

Una de cada seis mujeres de entre 35 y 39 años de edad no concebirá después de un año. Si la pareja tiene más de 40 años, las posibilidades se reducen a uno de cada cuatro.

La FIV, es considerada por muchos como una manera segura de concebir pero su éxito también esta predeterminada por la edad. Para una mujer que utiliza sus propios óvulos, el éxito de la FIV por encima de los 40 años es inferior al 10%.

Si una mujer de 30 años se demora en intentar tener un bebé de 30 a 35 años, sus posibilidades de quedar embarazada se reducen en un 9%, pero la FIV solo compensará el 4%.

Si has decidido congelar tus óvulos, entonces perfecto. Las mujeres producen menos óvulos a medida que envejecen, las mujeres mayores pueden necesitar más ciclos de estimulación para almacenar los ocho a diez óvulos necesarios para tener una probabilidad a un parto exitoso. Además, esto puede ser demasiado costoso.

Aunque la FIV es costosa, también existen otros costos indirectos de tener un hijo.

Las mujeres tienden a abandonar sus carreras profesionales o terminan por optar por trabajos menos remunerados que exijan una inversión menor de tiempo.

Existe cierta evidencia que sugiere que las mujeres pueden ganar más al retrasar la maternidad desde principios de los veinte hasta los principios de sus treinta.

Entonces, ¿cuándo empezar?

Los datos científicos no mienten. La edad correcta para tener un hijo de acuerdo al reloj biológico es cuando se es menor de 35 años para las mujeres y menor de 40 para los hombres.

Más del 75% de los jóvenes subestiman el impacto de la edad en la fertilidad masculina y femenina, sin embargo, solo el 27% de los médicos abordan el tema con pacientes de 18 a 34 años que desean retrasar la maternidad por razones sociales.

Debe haber más conciencia en cuanto a los riesgos que existen al retrasar la planificación familiar. En última instancia, lo más importante es saber que entre más pronto puedas tener un hijo, mejor.

Fuente