Un grupo de investigadores austriacos han encontrado evidencia de que los microplásticos (piezas extremadamente pequeñas de plástico, fibras o fragmentos) se acumulan en las heces humanas.

Científicos de la Agencia de Medio Ambiente de Austria y la Universidad Médica de Viena, analizaron las muestras de excremento de ocho participantes de todo el mundo, incluidos Italia, Japón, Polonia, los Países Bajos, Rusia, el Reino Unido, Finlandia y Austria.

A lo largo del estudio, los participantes registraron lo que comieron en la semana anterior a su muestra de heces. Según el estudio, todos bebían de botellas de plástico o consumían alimentos envueltos en plástico en ese momento.

Las ocho muestras de heces dieron positivo a microplásticos. Según el estudio, publicado el lunes en la revista United European Gastroenterology, se encontraron hasta nueve tipos de plástico en las muestras de heces.

Los investigadores observaron que los microplásticos que pueden formarse cuando se rompen piezas más grandes de plástico, podrían ayudar a transmitir sustancias tóxicas y patógenos al cuerpo humano. También señalaron que podrían debilitar la respuesta inmune del intestino.

La fabricación de plástico se ha disparado en todo el mundo en las últimas dos décadas; casi la mitad de todo el plástico jamás fabricado ha sido fabricado en el siglo XXI.

Desafortunadamente solo el 20% del plástico se recicla y la gente sigue comprando un promedio global de casi 1 millón de botellas de plástico por minuto.

Cerca de 18 billones de libras de plástico fluyen hacia los océanos cada año. Después de que los animales marinos consumen algo de este plástico, es probable que los humanos lo ingieran a través de atún, camarones o langosta, según el estudio. Además, los seres humanos probablemente consumen plástico que ingresa a los productos alimenticios de los sistemas de procesamiento de alimentos.

El estudio del lunes, podría ser el primero en mostrar la presencia de plásticos en el intestino humano y algunos meses después de que la Organización Mundial de la Salud anunció que investigaría los posibles efectos del plástico en la salud humana. La OMS lanzó la revisión en marzo, después de que otro estudio encontró microplásticos en el 90% de 259 botellas de plástico.

Estudios anteriores han demostrado que el plástico está presente en los alimentos y bebidas que consumismos, incluidos los peces y el agua, aunque no está claro aún como los microplásticos afectar a nuestro cuerpo.

Fuente