La mayoría de las personas creen que cuando se trata de bajar de peso lo más importante es la dieta y no tanto el ejercicio. Esta idea surgió en medio de infinitas teorías sobre la dieta y la pérdida de peso y rápidamente gano popularidad.

El ejercicio sigue siendo la práctica más común para mantener la pérdida de peso a largo plazo. De hecho, 90% de las personas que pierden peso de manera significativa y lo mantienen, realizan por lo menos una hora de ejercicio al día.

Existen algunas razones por las cuales el ejercicio como método para la perdida de peso, ha logrado mala reputación. La mayoría de las personas que están en la buscando bajar de paso, quieren una solución rápida y la industria de las dietas han explotado este deseo del consumidor.

Muchos estudios han demostrado que el ejercicio cambia la composición del cuerpo, mejora el metabolismo de reposo y altera las preferencias alimenticias. Sin embargo, todos estos beneficios han pasado desapercibidos en comparación con la mayoría de los productos dietéticos milagro.

Muchas personas consideran que hacer ejercicio una hora al día es imposible de hacer y se encuentran en la constante búsqueda de una solución más fácil.

Los médicos y nutriólogos han hecho un mal trabajo en explicar el verdadero vínculo entre el ejercicio y los hábitos alimenticios, tal vez porque a menudo se consideran campos separados. El ejercicio cambia directamente nuestros hábitos alimenticios, lo que significa que en realidad nos resulta más fácil tomar decisiones más saludables cuando hacemos ejercicio.

En cambio, sin ejercicio, el cambio abrupto en los hábitos alimenticios, especialmente la restricción calórica, es muy difícil de mantener.

Por ejemplo, cuando una mujer de 42 años que mide 164.5 cm y 109 kg decide perder peso por si misma, es probable que tenga problemas para cambiar abruptamente sus decisiones de alimentación a pescado a la plancha y vegetales. Es muy posible que se vaya a quedar con hambre y se sienta abrumada. Terminará teniendo fatiga, dolor, depresión e irritabilidad entre otras cosas.

En cambio, si se aumenta la actividad física de esta misma persona a un punto crítico, estas opciones serán más fáciles de soportar.

Pedirle a alguien que pierda peso a base de puro ejercicio es como pedirle a alguien que vacíe una piscina llena de agua con un vaso de plástico. Esto no se puede lograr en un período de tiempo razonable.

Cuando las personas obesas se cuestionan cuanto peso pueden “quemar” a base de puro ejercicio, la respuesta es que no mucho, ya que la mayoría de las personas sedentarias solamente serán capaces de quemar 500 calorías o menos por semana. A medida que estas personas aumentan su capacidad de ejercicio, la respuesta cambia.

Una persona sedentaria no será capaz de trotar 30 minutos ininterrumpidamente en su primera sesión pero una vez que aumente su capacidad de ejercicio, lo podrá hacer y podrá quemar más calorías. Además, la actividad en sí, le será más placentera.

¿Puedes perder peso a base de ejercicio?

Las restricciones de calorías dan como resultado la pérdida de peso a corto plazo y es extremadamente difícil de mantener para las personas que no hacen ejercicio. El ejercicio es una forma probada que te permitirá realizar cambios más tolerables en la dieta.

Si te enfocas en hacer más ejercicio, verás como es más fácil cambiar tus alimentos y llevar un estilo de vida más sano en general. Tarde o temprano la pérdida de peso vendrá por si solo.

Fuente