Todos los productos milagro prometen lo mismo: “¡Pierde peso rápido!” “¡Elimina el hambre y los antojos!” “Quema más calorías”.

Sin embargo, una nueva investigación pone al descubierto como cientos de marcas de suplementos alimenticios no son más que una combinación de vitaminas y productos “naturales”, que han omitido incluir en sus etiquetas, su principio activo más importante: medicamentos y productos químicos experimentales.

Un nuevo análisis de 10 años de registros de la FDA, revela que entre 2007 y 2016, se descubrió que casi 750 suplementos dietéticos están contaminados con dosis secretas de medicamentos no regulados, incluidos medicamentos controlados, productos químicos prohibidos y no aprobados y esteroides de diseño.

Más de 20% de los suplementos contenían un ingrediente farmacéutico no aprobado y otros contenían un cóctel de productos químicos clandestinos. Se encontró que, en algunos casos, los suplementos contenían hasta seis ingredientes no aprobados, mismos que no se encontraban enlistados en la etiqueta.

Los ingredientes de los medicamentos en estos suplementos dietéticos tienen el potencial de causar efectos adversos graves para la salud debido al mal uso accidental, el uso excesivo o la interacción con otros medicamentos.

Dado que el uso de suplementos alimenticios son culpables de más de 23,000 visitas a la sala de emergencia y 2,000 hospitalizaciones al año, esta claro que hay un grave problema que atacar. Lo más sorprendente es que la venta de estos productos ilícitos es tan descarada que cuesta trabajo pensar que la FDA no haya tomado cartas sobre el asunto.

De los 746 productos identificados como adulterados por la FDA, solamente el 48% fueron retirados del mercado, dejando más de la mitad de los suplementos identificados como contaminados, disponibles a la venta.

Muchos de los suplementos contaminados contenían sildenafil (principio activo de Viagra) para aumentar el rendimiento sexual; también se encontró tadalafil, medicamento comúnmente usado para tratar la disfunción eréctil.

Otro producto encontrado fue los antidepresivos. También se encontró Sibutramina, un medicamento para perder peso anteriormente retirado del mercado por sus daños a la salud y esteroides anabólicos.

El 75% de los suplementos contaminados se vendían en línea o por correo internacional.

Nunca consumas suplementos de dudosa procedencia. Lo mejor es llevar un estilo de vida saludable que te permita lograr tus objetivos de manera segura. Antes de consumir suplementos, mejor consulta a tu médico.

¿Necesitas orientación en salud? Descarga Docademic: asistencia médica gratuita las 24 horas los 365 días del año.

Fuente