Un nuevo medicamento para el eccema tuvo un impacto inesperado y significativo ya que logró que una adolescente con alopecia total de larga duración recuperara su cabello.

Los médicos encargados de este caso aún no están seguros de porqué y si este efecto se puede replicar en otras personas, sin embargo, podría proporcionar un posible tratamiento para un trastorno autoinmune sin cura conocida.

Desde Valium hasta Viagra, algunos de los mejores medicamentos existentes en el mercado fueron encontrados por casualidad. Inicialmente se tenían concebido como un tratamiento para una cosa, y terminó siendo para otra.

Este estudio de caso muestra que podríamos estar en algo parecido a esto otra vez. Dupilumab, fue aprobado recientemente por la FDA para el tratamiento del eccema moderado a grave, también conocido como dermatitis atópica.

La dermatitis atópica también es una enfermedad autoinmune, pero en lugar de que el sistema inmunitario ataque sus propios folículos pilosos sanos, causa una reacción alérgica en la piel que causa erupciones y picazón.

Estudios anteriores han demostrado que estos dos trastornos autoinmunes están relacionados y que las personas con eccema tienen más probabilidades de desarrollar alopecia de lo que generalmente se espera.

A pesar de que estos son trastornos relacionados, un medicamento para uno, puede no ayudar al otro.

La paciente de 13 años en el reciente estudio sabe lo que eso significa ya que desde que tenía 7 meses, se ha sometido a tratamientos extensos para controlar su sistema inmune y a pesar de los años de intento, ningún tratamiento ha tenido el efecto deseado.

En el pasado, algunos medicamentos lograron aliviar un poco el eccema resistente y tuvieron nulo efecto en su alopecia que se produjo años más tarde. Finalmente, Dupilumab ha tenido éxito.

A las 6 semanas de las primeras inyecciones de Dupilumab, los síntomas de eccema de la paciente mejoraron y comenzó a notar una dispersión de crecimiento de cabello fino en su cuero cabelludo.

El Dupilumab, parece ser la causa de este crecimiento inesperado. Cuando un cambio de seguro obligó a la paciente a tomar una breve pausa del medicamento, el cabello recién crecido se cayó. Afortunadamente, una vez que reanudó el tratamiento, su cabello volvió a crecer.

Si bien el caso es ciertamente emocionante, se debe realizar más pruebas antes de que se pueda promocionar a este medicamento como un nuevo tratamiento para la alopecia.

Fuente