Una nueva vacuna contra el cáncer que involucra un medicamento de inmunoterapia y una sustancia química que aumenta su eficacia, acaba de mostrar una tasa de éxito del 100% en el tratamiento del melanoma en ratones. Los investigadores a cargo de este estudio lograron demostrar, además, que esta nueva terapia puede combatir la recurrencia de cáncer en el futuro, lo que podría significar menos recaídas en el futuro.

Los investigadores, de Scripps y de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center, primero analizaron alrededor de 100,000 compuestos para buscar uno que pudiera ayudarlos a aumentar la efectividad de un medicamento de inmunoterapia contra el cáncer.

Eventualmente encontraron una sustancia química llamada Diprovocim, que se une a un receptor inmune tanto en humanos como en ratones llamado receptor tipo Toll. El siguiente paso fue comenzar a probar cómo este compuesto podría ayudar al tratamiento de tumores en ratones.

Los investigadores usaron un grupo de ratones genéticamente modificados con una forma agresiva de melanoma que contenía albúmina, un marcador usado comúnmente para estudiar la respuesta inmune del cáncer ya que actúa como antígeno, activando la respuesta inmunitaria.

Todos los ratones recibieron un medicamento de inmunoterapia contra el cáncer llamado anti-PD-L1, que está destinado a evitar que las células tumorales evadan el sistema inmunitario del huésped. Después se dividieron en tres grupos de ocho.

Un grupo solo recibió anti-PD-L1 y una inyección de albúmina, la última de las cuales estaba destinada a entrenar su sistema inmunitario para reconocer el tumor como un intruso.

Un segundo grupo recibió ambos, más el Diprovocim químico añadido a la inyección de albúmina, como un medio para estimular el sistema inmune en acción.

El tercero también recibió tanto anti-PD-L1 como la albúmina, pero con el otro compuesto alumbre, agregado en lugar de Diprovocim. El alumbre también activa el sistema inmune pero de una manera diferente al Diprovocim.

A cada animal se le administraron dos inyecciones, la segunda siete días después del a primera vacuna. La inyección tampoco se realizó directamente en el tumor, sino fuera de sitio, para ver si las células inmunes pueden ayudar a que los medicamentos viajen al tumor.

El equipo descubrió que después del experimento de 54 días, que el primer grupo tenía una tasa de supervivencia de 0%. Los ratones administrados con alumbre tenían una tasa de superviviencia del 25% y los ratones administrados con Diprovocim, tenían una impresionante tasa de supervivencia del 100%.

El equipo explicó que la vacuna funciona al estimular el sistema inmune para producir células especiales contra el cáncer conocidos como leucocitos infiltrantes de tumores.

Lo que es más interesante acerca de este nuevo descubrimiento es que cuando los investigadores trataron de reestablecer los tumores en estos ratones, los ratones ya se encontraban “vacunados contra ello”.

Este es solo el primer paso en un avance emocionante para la inmunoterapia del cáncer y dado que los resultados hasta ahora solo se han demostrado en ratones con un tumor genéticamente modificado. El equipo detrás de este estudio tiene la esperanza de poder contar con el apoyo de algunas compañías para hacer pruebas en humanos.

Fuente