Un siglo después del descubrimiento de las vitaminas, seguimos enamorados de tomarlas para mejorar nuestra salud. La vitamina D es una de las favoritas ya que creemos saber cuáles son sus beneficios.

Gobiernos, como el de Reino Unido, han dicho que la vitamina D tiene tantos beneficios que deberían de tomarla como suplemento durante al menos seis meses al año.

La vitamina D, se uso al principio para curar el raquitismo en niños que vivían en pobreza urbana y hoy se administra de forma rutinaria para prevenir y tratar la osteoporosis y las fracturas. Se ha asociado con un riesgo reducido de más de cien enfermedades comunes en estudios observacionales, desde depresión hasta cáncer.

El estudio clínico más grande jamás realizado sobre los beneficios de la vitamina D en la prevención de fracturas ha sido publicado en BMJ, con más de 500,000 participantes. Ya que los niveles de vitamina D están fuertemente influenciados por genes, los investigadores usaron marcadores genéticos para medir los niveles sanguíneos de vitamina D para así evitar los sesgos normales de los estudios observacionales.

Los resultados no mostraron asociación entre los niveles de vitamina D durante toda la vida y el riesgo de fractura. Este último estudio contradice la visión del gobierno del Reino Unido pero no una gran cantidad de ensayos clínicos anteriores.

En 2014, una revisión y metanálisis de 31 ensayos de suplementos de vitamina D, no encontraron ningún efecto positivo hacia las fracturas.

En un metanálisis más reciente de 33 ensayos aleatorios de más de 50,000 adultos mayores, la suplementación con calcio o vitamina D no tuvo ningún efecto en la incidencia de fracturas. Tampoco hubo beneficios claros en la fuerza muscular o la movilidad.

Entonces, si todos los datos apuntan a que la vitamina D no previene las fracturas, ¿por qué preocuparse por todas las personas con niveles bajos de vitamina en la sangre? La deficiencia de vitamina D se ha convertido en una epidemia moderna con una quinta parte de la población del Reino Unido y los Estados Unidos con niveles bajos. ¿Serán más susceptibles a otras enfermedades y cáncer?

Los niveles de deficiencia de vitamina D son arbitrarios sin consenso internacional y sin confusión causada por diferentes unidades en los Estados Unidos. Un nivel “normal” puede variar de 50 a 80 nanomoles por litro de sangre, pero estudios recientes sugieren que 30nmol es suficiente.

Si bien la deficiencia clínica (<10 nmol) a menudo es clara, etiquetar erróneamente a millones de personas como deficiencia de vitamina D causa estrés y exceso de automedicación. La mayoría de las personas suponen que el calcio y la vitamina D son seguros, y cuanto más los tomes, mejor.

La vitamina D es soluble en grasa, por lo que los niveles altos pueden acumularse en el cuerpo. Si bien las recomendaciones para los suplementos son generalmente con dosis moderadas (10 microgramos o 400 unidades internacionales (UI)), estas serán exageradas para algunas personas que toman otras fuentes en tabletas de aceite de hígado de bacalao o en leche fortificada, jugo de naranja o pan. Más preocupante es que las personas cada vez más compran suplementos de alta dosis de 4,000 a 20,000 UI en Internet.

Los pacientes con niveles muy altos de vitamina D en la sangre (más de 100 nmol) se están convirtiendo en rutina en mi clínica y en otros lugares, y cada vez se informa más sobredosis tóxicas. Varios ensayos aleatorizados han demostrado que los pacientes con altos niveles sanguíneos o que toman grandes dosis de vitamina D (más de 800 UI) tienen un riesgo inesperadamente mayor de caídas y fracturas. La vitamina D está lejos de ser segura.

Mientras el tratamiento con vitamina D todavía tiene un papel médico poco común en la deficiencia severa de esta vitamina, el resto de nosotros debemos enfocarnos en tener un estilo de vida saludable.

Fuente