Según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud publicado en la revista Lancet Global Health, en todo el mundo, al menos 1.400 millones de adultos se están poniendo en riesgo de padecer enfermedades crónicas debido a sus bajos niveles de actividad física.

Las pautas de actividad física recomendadas por la OMS son bastante similares a las establecidas por los Centros para el Control de Enfermedades: los adultos sanos deben realizar al menos dos horas y media de actividad de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de intensidad vigorosa por semana, además de al menos dos días de fortalecimiento muscular.

El nuevo informe encontró que, en todo el mundo, el 32% de las mujeres y el 23% de los hombres, no hacen suficiente ejercicio, incluso cuando cuentan el tiempo que dedican a caminar o andar en bicicleta al trabajo y la actividad física en el trabajo.

Las mediciones de los niveles de actividad física en los Centros de Control de Enfermedades de EUA, no cuentan los desplazamientos o la actividad en el trabajo, ya que no se ha demostrado que tengan las mismas mejoras en la salud que el ejercicio durante el tiempo libre.

Los países ricos, son particularmente deficientes en hacer ejercicio. Según la OMS, cerca del 40% de los adultos en los Estados Unidos y el 36% de los adultos en el Reino Unido, son demasiado sedentarios.

Estas tasas no han mejorado desde 2001. Incluso empeoraron en países como Estados Unidos y Alemania, naciones latinoamericanas como Brasil y Argentina y en varias partes del Caribe.

“A diferencia de otros grandes riesgos mundiales de salud, los niveles de actividad física insuficientes no están disminuyendo en todo el mundo y más de un cuarto de todos los adultos no están alcanzando los niveles recomendados de actividad física para una buena salud”, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Regina Guthold en una oración.

En todo el mundo, existe mucha variación en cuanto a los niveles de actividad física. De acuerdo con un informe, solo el 6% de los residentes de Uganda y Mozambique eran demasiado sedentarios, por lo que esos países eran los más activos del mundo.

En Kuwait, Arabia Saudita, Samoa Americana e Irak, más del 50% de los adultos no hacen suficiente ejercicio. En general, las mujeres son mucho menos activas que los hombres, excepto en el este y sudeste de Asia.

No hacer suficiente ejercicio, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia y varios tipos de cáncer.

Para cumplir con las pautas mínimas de aptitud física de los Centros de Control de Enfermedades y la OMS, se debe realizar un promedio de aproximadamente 30 minutos al día. Cinco días de ejercicio aeróbico de intensidad moderada, como una caminata de media hora o un paseo en bicicleta es suficiente para cumplir con las pautas aeróbicas.

También es importante incluir entrenamiento de resistencia que involucre pesas o ejercicios de peso corporal ya que estas actividades son la mejor manera de fortalecer huesos y músculos.

Si eso parece mucho, puedes obtener tu dosis semanal de ejercicio más rápido haciendo ejercicio vigoroso como correr o nadar o cualquier cosa que haga que el corazón bombee sangre al cuerpo. Solo se requieren 75 minutos de este tipo de actividad física cada semana para cumplir con las pautas.

Sentarse todo el día causa un daño gradual al corazón. La mayoría de los estudios sugieren que las pautas básicas de aptitud física no son suficientes para compensar los daños de estar sentado todo el día.

Para evitar eso, se necesita duplicar el mínimo recomendado y obtener entre 60 y 75 minutos de ejercicio de intensidad moderada por día. Esto puede parecer mucho tiempo pero el ejercitarse es una de las formas más efectivas de transformar tu salud física y mental.

Reducir significativamente el riesgo de diversas enfermedades, mantener la mente abierta a medida que se envejece y luchar contra la depresión y la ansiedad son solo algunos beneficios del hacer ejercicio que lo hace valor totalmente la pena.

Fuente