Los informes afirman que los millenials prefieren arroz y fideos ya que consideran que las papas los harán engordar. Las ventas de papa han disminuido en un 5.4 % en los últimos 4 años, mientras que las ventas de arroz y fideo han aumentado en un 30%.

La papa es una de las hortalizas de raíz, más comunes y versátiles, fue cultivada por primera vez por los indios Incas en Perú hace más de 7000 años. Llevado a Europa en el siglo XVI, las papas se han asociado con aumentos de población y una mayor urbanización global. En la actualidad se cultivan aproximadamente 2000 variedades diferentes en más de 160 países.

La papa tiene todos los requisitos para ser parte de una dieta sana y equilibrada. En 100 gramos de papas al vapor solamente hay 100 calorías, sin grasa, sin sodio, sin colesterol y sin gluten.

En cambio, obtendrás la mitad de tu dosis diaria de vitamina C, más potasio que en un plátano, mucha vitamina B6, fibra, magnesio y antioxidantes.

La papa si contiene almidón. Esto puede aumentar la sensibilidad a la insulina, pero también ayuda a mejorar el control del azúcar en la sangre, la salud digestiva, la absorción de nutrientes, la saciedad y ayuda a frenar la inflamación del cuerpo. Además, aumenta la inmunidad y mejora la circulación sanguínea.

Las personas se han puesto en contra del consumo de las papas por la falsa creencia de que tienen un alto contenido calórico. El problema con las papas no es que aportan calorías si no la manera en la que son cocinadas.

Es verdad que las papas son ricas en carbohidratos, pero son necesarias para tener energía a largo plazo. Muchos no conocen la diferencia entre carbohidratos simples y complejos. Las papas son carbohidratos complejos que son parte necesaria de nuestra dieta diaria.

Todos necesitamos alimentos de cada grupo de nutrientes para mantener una salud óptima. Comer papas cocinadas de manera apropiada, con moderación, no es dañino.

Las papas están clasificadas como alimentos con alto índice glucémico, pero si se consumen con alimentos ricos en fibra como lentejas, frijoles, nueves y otras verduras, esto se puede contrarrestar.

La papa se ha hecho de mala reputación debido a que “nadie puede comer solo una” pero esto no tiene nada que ver con la papa en sí.

En la década de 1970, las papas formaban una parte básica de la dieta diaria pero los hábitos alimenticios y las dietas desde entonces han ido empeorando constantemente. Hoy es un buen momento para volver a darle una segunda oportunidad al consumo de papas ya que es un vegetal con muchos beneficios para tu salud y la de tu familia.

Fuente