En Julio, la Cruz Roja Americana declaró una escasez de sangre de emergencia. Simplemente no estaban recibiendo donaciones suficientes para ayudar a todos los pacientes que necesitaban sangre.

Ahora, los investigadores de la Universidad de British Columbia, pueden haber encontrado una forma de abordar el problema, incluso si las personas no están donando más: convertir un tipo de sangre menos utilizable en uno que cualquiera pueda recibir. Presentaron su investigación el martes en una reunión de la American Chemical Society.

Los tipos de sangre son diferentes debido a los antígenos en la superficie de los glóbulos rojos. Si una persona recibe una transfusión de sangre de un tipo de sangre que no es la suya, su sistema inmune atacará y matará a las células sanguíneas donadas.

Debido a que la sangre tipo O no contiene antígenos, cualquiera puede recibirla. Este tipo de sangre es muy cotizada y altamente deseable.

En el pasado, los investigadores descubrieron que ciertas enzimas podrían eliminar los azúcares de las células sanguíneas. Sin embargo, como señaló el investigador Stephan Withers, aún no se había descubierto una enzima que fuera lo suficientemente eficiente, segura y económica. Su búsqueda de esta enzima los llevó al intestino humano.

Withers y su equipo ya sabían que el revestimiento del tracto digestivo contenía los mismos antígenos que se encuentran en las células sanguíneas y que las enzimas bacterianas dentro de las heces humanas, eliminaban este revestimiento para favorecer la digestión.

Basados en este conocimiento, los investigadores pudieron aislar una enzima que elimina los azúcares de los tipos de sangre A y B, transformándolos en Tipo O. Esta enzima es 30 veces más eficiente que cualquier otra enzima descubierta anteriormente.

Por ahora, los investigadores se encuentran intentando comprobar sus hallazgos. El siguiente paso será probar la enzima en un entorno clínico, lo que ayudará a determinar si el proceso de conversión produce consecuencias imprevistas.

Todas las pruebas podrían tomar algo de tiempo, pero los investigadores se encuentran muy entusiasmados con los resultados preliminares de esta encima. Este puede ser el avance tecnológico para garantizar el suministro de sangre en el futuro.

Fuente