Una nueva investigación agrega evidencia de que los malos hábitos dentales también puede ser perjudicial para los pulmones.

Se ha descubierto que los cambios potencialmente peligrosos en la microflora bucal avanzan por las vías respiratorias, lo que podría explicar un mayor riesgo de neumonía en las personas mayores con mala higiene oral.

Estudios previos ya habían indicado que los dientes limpios significaban pulmones limpios, al menos entre los residentes ancianos de hospitales y asilos. Los microbios en la saliva que aspiraban fueron la fuente más probable de neumonía.

El epidemiólogo Yoshihisa Yamashita de la Universidad de Kyushu en Japón dirigió un equipo con la intención de recopilar muestras de estos microbios potencialmente amenazantes y conocer de cuáles se trataban. Recopilaron muestras de 506 septuagenarios en la ciudad japonesa de Hisayama durante un chequeo médico de rutina.

Con el raspado de lengua y los detalles del estado dental del voluntario, el equipo pudo contar y categorizar los microbios en función de sus genes y combinarlos con características tales como caries y gingivitis.

Encontraron dos grupos predominantes de bacterias. Uno de los grupos contenía Prevotella histicola, Veillonella atypica, Streptococcus salivarius y Streptococcus parasanguinis. Investigaciones anteriores identificaron a estos patógenos como los principales causantes de neumonía en ancianos.

“Este grupo bacteriano fue más predominante en los ancianos con menos dientes, un índice de placa más alto y más dientes con experiencia en caries dental”, dice Yamashita.

También crecieron más hongos en la boca de los residentes mayores con signos de peor higiene dental.

Si bien todos los voluntarios recibieron un chequeo de salud completo, no hubo una encuesta que detallara sus hábitos o historial de salud. Por lo tanto, es posible, aunque poco probable, que otra cosa haya podido alterar los grupos de microbios en la boca, algo que también aumenta el riesgo de mortalidad por neumonía.

Yamashita tiene consejos para los profesionales de la salud. “Se debe prestar una atención cuidadosa al estado del microbiota de la lengua en adultos mayores con condiciones dentales más pobres”.

Nuestra relación con la microflora de nuestro cuerpo ha sido el foco de una gran cantidad de investigación en los últimos años. Está claro que nuestra salud está estrechamente ligada a la composición precisa de hongos, virus y bacterias que colonizan nuestro sistema digestivo completo.

Fuente