Uno de los hábitos menos saludables que existen es fumar cigarrillos. Afortunadamente este mal hábito ha ido disminuyendo poco a poco. Por lo menos los estadounidenses han disminuido su consumo del 42% en 1965 al 5% en 2015.

Sin embargo, hay una serie de hábitos no saludables que toman su lugar en gran medida. Muchos de estos hábitos y comportamientos están relacionados con la creciente preferencia de las personas por estilos de vida sedentarios y aislados. A medida que el hábito de fumar reduce hay que poner atención en estos hábitos que se también dañan la salud.

  1. La vida solitaria

El crecimiento de las redes sociales y la disminución del contacto personal, ha llevado que la soledad sea catalogada como una epidemia mundial y podría ser letal.

Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología en la Universidad Brigham Young, descubrió en su investigación que la soledad reduce la esperanza de vida de las personas por el equivalente a fumar 15 cigarrillos al día.

  1. Sentarse todo el día

De acuerdo con un estudio de 2014, estar sentado todo el día, aumenta el riesgo de una gran cantidad de cánceres diferentes.

Los investigadores incluyeron metaanálisis, datos de 4 millones de personas que involucran la frecuencia con que se sentaron para mirar televisión, trabajar y viajar. El aumento de dos horas de tiempo estando sentado, incrementó los riesgos de cáncer de colon, endometrio y pulmón, independientemente de si se habían ejercitado durante el día.

  1. Pérdida de sueño

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han llamado la privación del sueño, un problema de salud pública, ya que entre 50 y 70 millones de personas en los Estados Unidos, tienen trastornos de sueño o de vigilia.

El profesor Valery Gafarov, de la Organización Mundial de la Salud, señaló en 2015 que la falta de sueño aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco en grados similares a los del uso regular de cigarrillos.

“El sueño deficiente debería considerarse un factor de riesgo modificable para la enfermedad cardiovascular junto con el tabaquismo, la falta de ejercicio y la mala alimentación”, explicó.

  1. El bronceado

Broncearse en interiores puede parecer una versión más controlada de tomar sol regularmente, pero ambos son potencialmente más peligrosos que fumar

En 2014, investigadores descubrieron que el bronceado en interiores conducía a más casos de cáncer de piel en comparación con el hecho de fumar y tener cáncer de pulmón.

  1. Mala dieta

Una gran cantidad de evidencia ha encontrado que los alimentos azucarados procesados con alto contenido de grasas saturadas pueden exponer a las personas a enfermedades potencialmente fatales a tasas similares, o mayores, que fumar.

En 2016, los investigadores que estudiaban los riesgos de mortalidad por una dieta deficiente concluyeron que las tasas de mortalidad excedían a las de alcohol, las drogas, el sexo sin protección y el tabaco combinados.

Fuente