Una de las enfermedades más devastadoras para la humanidad, sin dudarlo ha sido la viruela. Esta enfermedad mató aproximadamente a 300 millones de personas antes de que las campañas de vacunación masiva convirtieran a la viruela en la primera enfermedad infecciosa en erradicarse en 1980.

Esto no significa que la viruela haya desaparecido para siempre. La FDA, anunció el 13 de julio que había aprobado por primera vez, un medicamento que podría tratar la viruela si alguna vez se liberara como arma en un ataque terrorista. El medicamento se llama TPOXX (tecovirimat).

“Para abordar el riesgo de bioterrorismo, el Congreso ha tomado medidas para permitir el desarrollo y la aprobación de medidas para contrarrestar los patógenos que podrían emplearse como armas”, dijo el comisionado de la FDA Scott Gottlieb en un comunicado. “La aprobación de hoy proporciona un hito importante en estos esfuerzos. Este nuevo tratamiento nos brinda una opción adicional en caso de que la viruela se utilice alguna vez como arma biológica”.

La posible liberación de la viruela como arma es un escenario extremadamente preocupante; Muchos expertos piensan que una forma de enfermedad en forma de armamento es uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta la humanidad.

El mundo no está listo para esa posibilidad, ni está preparado para responder a una enfermedad pandémica que ocurre naturalmente. Eso significa que es posible que algún tipo de patógeno letal -probablemente un virus- pueda diseminarse por el mundo.

Como dijo Bill Gates en una charla reciente, los gobiernos mundiales no están preparados para este tipo de escenarios. “En el caso de las amenazas biológicas, falta ese sentido de urgencia”, dijo Gates. “El mundo necesita prepararse para las pandemias de la misma manera seria en que se prepara para la guerra”.

Hay buenas razones para preocuparse por una posible liberación de viruela. En teoría, solo dos laboratorios en el mundo están autorizados a poseer el virus variola: el CDC en Atlanta y el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología en Rusia.

Pero más muestras del virus pueden estar ahí afuera. En 2014, se encontraron ampollas que contenían viruela en un cuarto de almacenamiento en frío de un laboratorio de la FDA en el campus de los Institutos Nacionales de la Salud en Bethesda, Maryland.

La posibilidad de una liberación accidental de ese tipo de muestra olvidada es remota pero real.

Más preocupante es el hecho de que los investigadores piensan que no sería difícil para alguien malintencionado crear una versión del virus de la viruela, incluso una más peligrosa, en un laboratorio.

Ahora que la viruela ha sido erradicada, la mayoría de las personas ya no reciben la vacuna, lo que significa que la gran mayoría del mundo es vulnerable a un brote.

El Departamento de Defensa recientemente encargó un informe sobre defensa contra armas biológicas de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina.

El informe publicado en junio dijo que la recreación de virus patógenos conocidos como la viruela que usa las técnicas de biología sintética debería ser la mayor preocupación para los Estados Unidos.

“El gobierno de Estados Unidos debe prestar mucha atención a este campo en rápido progreso, al igual que a los avances en química y física durante la era de la Guerra Fría”, Michael Imperiale, profesor de Microbiología e Inmunología en la Universidad de Michigan y presidente del comité que escribió el informe, dijo en un comunicado.

El año pasado, un investigador canadiense que estudiaba biología sintética demostró que era posible crear virus de viruela desde cero utilizando material genético adquirido por correo.

Hacer eso le costó al investigador $ 100,000 y “no requirió conocimientos o habilidades bioquímicas excepcionales, fondos significativos o tiempo significativo”, según un informe de la Organización Mundial de la Salud.

Fuente