De acuerdo con este estudio, incluir naranjas como parte de la dieta regular ayuda a reducir hasta en un 60% las probabilidades de desarrollar degeneración macular.

Los datos de 15 años recopilados por estos investigadores, sugiere que el beneficio a la salud es causado por los flavonoides en la fruta, productos químicos que le dan a las frutas y verduras sus colores distintivos y que también pueden actuar como poderosos antioxidantes.

Estos flavonoides se han relacionado con refuerzos antiinflamatorios para el sistema inmunitario durante varios años, pero esta es la primera vez que se realiza un análisis sobre su relación con esta enfermedad ocular que afecta a millones de personas mayores de 50 años.

Según los investigadores detrás del estudio, esta podría ser el método de medicina preventiva más fácil y saludable.

“Básicamente encontramos que las personas que comen al menos una porción de naranja todos los días tienen un riesgo reducido de desarrollar degeneración macular en comparación con las personas que nunca comen naranjas”, dice uno de los miembros del equipo, el epidemiólogo Bamini Gopinath de la Universidad de Sydney en Australia. “Incluso comer una naranja una vez a la semana parece ofrecer beneficios significativos”.

Los investigadores analizaron los datos del Blue Mountain Eye Study, un estudio poblacional en Australia que comenzó en 1992. Escogieron a 2037 individuos de 50 años o más a quienes se les preguntó sobre sus hábitos dietéticos, con un análisis de seguimiento agregado durante una década y medio más tarde.

Aquellos que reportaron haber comido naranjas con regularidad fueron menos propensos a desarrollar degeneración macular durante ese periodo de 15 años y al parecer fueron los flavonoides en las naranjas el elemento clave.

“Examinamos alimentos comunes que contienen flavonoides como té, manzanas, vino tinto y naranjas”, dice Gopinath. “Significativamente, los datos no mostraron una relación entre otras fuentes de alimentos que protegen los ojos contra la enfermedad”.

La mácula es parte de la retina en el ojo y maneja todo lo relacionado con la visión central. A medida que se desarrolla la degeneración macular, aquellos con la condición no pueden ver lo que está justo frente a ellos, mientras que no causa la ceguera total, puede hacer la vida mucho más difícil.

La causa exacta de la degeneración macular no se conoce, pero generalmente está relacionada con la edad. En la mayoría de los casos, los signos de la condición aparecen cuando las personas tienen entre 50 y 60 años.

La extensión de la afección depende del país, pero millones de personas se ven afectadas solo en los Estados Unidos. En Australia, 1 de cada 7 de las personas mayores de 50 años tiene algún tipo de degeneración macular. Esos número siguen en aumento.

Todavía no existe cura para la degeneración macular, pero quizás las naranjas algún día serán parte de un tratamiento preventivo para esta enfermedad. Si bien el nuevo estudio no prueba que las naranjas puedan evitar la degeneración macular, el intervalo de tiempo prolongado y la muestra razonablemente grande entre la fruta y la condición del ojo hacen que el vínculo sea relativamente fuerte.

Ahora se requerirán mas investigaciones para llegar a las causas fundamentales de la degeneración macular: los factores biológicos y no biológicos que hacen que nuestros ojos fallen de esta manera tan específica y dañina.

Fuente