La diabetes tipo I actualmente se trata con inyecciones diarias de insulina.

Los pacientes a menudo pueden enfrentar riesgos por intentar mantener sus niveles de azúcar dentro de los niveles adecuados, esto puede conducir a hipoglucemia y coma.

Hay dos tipos de diabetes, la diabetes tipo 2, en la cual el cuerpo se vuelve resistente a la insulina y no puede usarla con eficacia, y la diabetes tipo 1, en la cual el sistema inmune destruye grandes porciones de las células beta responsables de producir insulina en el páncreas.

En 2015, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades informó que mas de 30 millones de personas en Estados Unidos habían sido diagnosticados con diabetes. El 5% de esas personas tenían diabetes tipo 1.

Es por esto que los científicos buscaron remediar esto con el uso de una vieja droga.

Un nuevo estudio publicado en Nature Medicine descubrió que el verapamilo, un medicamento utilizado para tratar la presión arterial alta, también podría ser efectivo para estabilizar los niveles de azúcar en sangre en pacientes con diabetes tipo 1 al mejorar la supervivencia y la función de las células beta.

El Dr. Anath Shalev, autor del estudio y profesor de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo en la Universidad de Alabama-Birmingham, dijo que descubrieron anteriormente que una elevación de una proteína clave llamada TXNIP en respuesta al aumento del flujo de iones de calcio en las células beta fue un factor clave que estaba presente en la diabetes tipo 1 y tipo 2.

El verapamilo, que bloquea la actividad del canal de calcio, también redujo los niveles de TXNIP, deteniendo la pérdida de células beta en pacientes con diabetes tipo 1.

“Esta es la primera indicación de que tenemos algo que ya existe y que actúa de manera muy diferente a cualquier tratamiento disponible actualmente para la diabetes. Esto nos permite mejorar la función de la célula beta productora de insulina del paciente”, dijo Shalev.  “Este es el único que se enfoca en este proceso porque hasta ahora, la mayoría de los tratamientos están diseñados para reemplazar la insulina o forzar las células para secretar insulina”.

Un ensayo clínico realizado en 24 pacientes adultos que habían desarrollado diabetes tipo 1 en los últimos tres meses mostró que, si se tomaba verapamilo junto con insulina, los pacientes necesitaban menos insulina diariamente, tenían menos episodios de hipoglucemia y mantenían un buen control del azúcar en la sangre.

El verapamilo ha estado en el mercado por más de 30 años y, según Shalev, ha sido muy bien tolerado y tiene pocos efectos secundarios o ninguno.

Shalev dijo que dado que el medicamento no esta clasificado para este uso, los médicos y pacientes deberán evaluar si tiene sentido incluir en su tratamiento este medicamento.

Shalev dijo que, aunque el verapamilo solo está aprobado por la FDA para reducir la presión arterial, es económico y está ampliamente disponible para el público.

Ha habido estudios anteriores que muestran que el medicamento también podría mejorar las condiciones de los pacientes con diabetes tipo 2.

En el futuro, Shalev y su equipo quieren ampliar el estudio para incluir a más pacientes, especialmente los más pequeños.

Fuente