NO existe razón lo suficientemente grande como para no ser la mejor versión de ti mismo este mismo verano. La buena noticia es que una dieta estricta no es requerida. En lugar de eso, prepárate para ir a la playa sin síntomas desagradables como hinchazón, deshidratación y malestar.

Estos son algunos consejos del nutricionista Andy Bellati para hacerte sentir mejor en tan solo una semana.

  1. BEBE MUCHA AGUA

El agua es esencial ya que regula la forma de cada célula dentro de nuestros cuerpos. Si no obtenemos suficiente agua, estas células comienzan a marchitarse. Siempre elige agua natural en lugar de bebidas endulzadas. Cambiar un vaso de refresco por agua te puede ahorrar hasta 240 calorías de tu consumo.

  1. NO INTENTES HACER DETOX DE JUGOS

Si estabas considerando la idea de desintoxicarte por algún método con jugos, no lo hagas.

Beber solo agua, jugo o cualquier otra mezcla licuada durante más de unos días puede provocar conductas alimenticias poco saludables. A menudo puede provocar descontrol en tus niveles de azúcar y eso se verá reflejado en tus cambios de humor y puede generar antojos a causa de la descompensación.

  1. REDUCE TUS NIVELES DE SODIO

La mayoría de nosotros consumimos un exceso de sodio todos los días. Demasiada sal en la dieta causa hinchazón. El sodio hace que retengas líquidos. Evítalo para disminuir la hinchazón.

  1. NO TE PROHIBAS CONSUMIR CIERTOS ALIMENTOS

Hay una diferencia entre reducir las cosas que comes en exceso y prohibir completamente ciertos grupos de alimentos.

Las dietas que se basan en evitar ciertos ingredientes como los carbohidratos, pueden llevarte a una dieta deficiente en nutrientes. Mejor consume todo con medida y nada con exceso.

  1. CONSUME MUCHA FIBRA

Las verduras frescas y ricas en fibra como el brócoli y los pimientos con una gran fuente de vitaminas y nutrientes clave, incluida la fibra. La fibra te ayudará a sentirte satisfecho durante el día.

Los alimentos integrales como frutas, verduras, granos enteros, frijoles, nueces y semillas tienen alto contenido en fibra.

  1. NO CONSUMAS POLVOS O PASTILLAS “MILAGROSAS”

El problema con los polvos y las píldoras dietéticas es que a menudo toman algo como una fruta y verdura y luego lo procesan para separar un ingrediente en específico.

Esto es útil para cosas como el cacao en polvo, pero no debería constituir la mayor parte de tu consumo dietético.

  1. TOMA EN CUENTA LAS PORCIONES

Los tamaños de las porciones de referencia de nuestras comidas se han disparado en los últimos 40 años. Los platos y tazas han aumentado su tamaño notablemente.

El tamaño promedio de muchos de nuestros alimentos, comida rápida, comida preparada o incluso artículos de la tienda de comestibles, ha crecido hasta en un 138% desde la década de 1970.

A la próxima que comas en un restaurante, opta por servirte una porción correcta de acuerdo a tus necesidades alimenticias y pide el resto para llevar.

  1. NO TE ENFOQUES SOLAMENTE EN LAS CALORÍAS

Enfocarse demasiado en calorías también puede ser peligroso, ya que la medición puede hacer que parezca que una caloría de un alimento es exactamente la misma que la de otro alimento.

Además, muchos productos bajos en calorías están cargados de sodio. Esto te hará retener agua y hacerte sentir hinchado.

  1. PIENSA POSITIVO

Pensar positivo sobre tus hábitos saludables te hará sentirte mejor y motivar a otras personas a seguir un nuevo estilo de vida.

En lugar de pensar en cambiar la forma de comer, concéntrate en las nuevas oportunidades que tienes de probar nuevos alimentos. Hay muchas comidas y recetas por explorar. Disfruta el proceso.

  1. NO ESPERES MILAGROS

Seamos realistas, comer bien durante una semana no va a contrarrestar décadas de malos hábitos.

Pequeños cambios hacen la gran diferencia, pero recuerda que la constancia es te llevará al éxito. Reducir síntomas como la hinchazón y la fatiga será tu primer paso.

Trata bien a tu cuerpo y el te tratará bien a ti.

Fuente