Durante meses, Kayla Rahn había estado sufriendo de dolor abdominal, hinchazón y dificultad para respirar. También había estado aumentando de peso que parecía imposible de perder. Pasó por su cabeza la posibilidad de estar embarazada, incluso con gemelos.

Rahn tardó tiempo en darse cuenta de lo que estaba pasando: un quiste del tamaño de una sandía estaba creciendo dentro de su ovario y aplastando otros órganos.

Kayla se tuvó que someter a una cirugía a finales de mayo para extirpar su ovario y un quiste de 22 kg, el más grande que su cirujano había tenido que extraer alguna vez.

Funcionarios del Jackson Hospital en Montgomery, Alabama, anunciaron la cirugía en un comunicado de prensa esta semana y dijeron que Rahn tenía un cistadenoma mucinoso, un tumor quístico benigno en el ovario.

Desde que el tumor fue removido, Rahn ha perdido 34 kilos.

¿Cómo se dio cuenta?

Tras meses de problemas de salud y ninguna solución, la mamá de Rahn tuvó que llevarla al Hospital Jackson de emergencia. Ahí fue donde los médicos descubrieron que Rahn tenía una enorme masa en su abdomen y le explicaron que estaba en uno de sus ovarios. Posteriormente tuvieron que sacarlo.

Cuando recibió la noticia, no se vio sorprendida, ella sabía que estaba algo mal.

Rahn permaneció en la unidad de cuidados intensivos durante un par de días mientras sus órganos, que habían sido apretujados dentro de su abdomen, comenzaron a moverse nuevamente en su lugar.

El cirujano explicó que una vez que el cuerpo ha sido descomprimido, algunos pacientes pueden experimentar cambios en la presión sanguínea o problemas electrolíticos o renales.

Los quistes ováricos son comunes y generalmente inofensivos. Muchas mujeres ni siquiera saben que las tienen porque los quistes aparecen y desaparecen sin causar problemas.

Sin embargo, en los casos en que los quistes no se disuelven solos, pueden causar dolor e hinchazón y, cuando no se tratan, pueden forzar al ovario a torcerse o romperse, causando hemorragia interna.

No se sabe exactamente cuánto tiempo Rahn tuvo el quiste, pero su cirujano estimó que fue por más de un año.

Fuente