Un virus de polio modificado genéticamente aumentó la supervivencia a largo plazo de los pacientes con un tipo de tumor cerebral letal, de acuerdo con un ensayo clínico en fase inicial publicado este martes.

El 21% de los pacientes tratados con el virus, todos con enfermedad recurrente, estaban vivos después de tres años en comparación con solo el 4% de los que habían sido sometidos a quimioterapia estándar.

El ensayo en el Instituto del Cáncer de Duke involucró a pacientes con glioblastoma. Los resultados se publicaron en línea en el New England Journal of Medicine y se presentaron el martes en una conferencia internacional sobre tumores cerebrales en Noruega.

El glioblastoma, es una enfermedad difícil de tratar. Es el tumor cerebral más maligno y puede causar convulsiones, dolores de cabeza, visión borrosa y confusión.

Incluso con un tratamiento agresivo, las personas afectadas, una vez diagnosticadas por lo general sobreviven menos de 20 meses.

Los investigadores de Duke abrieron el ensayo de Fase 1 en 2012 para evaluar la seguridad del tratamiento con virus modificado y tratar de determinar la dosis correcta.

Después de que los cirujanos implantaron un catéter en el cerebro de cada paciente, se infundió una pequeña cantidad de una forma genéticamente modificada del virus de la polio directamente en el tumor. El virus está diseñado para atacar las células tumorales y desencadenar una respuesta por parte del sistema inmunitario.

A pesar de los buenos resultados en este estudio, los científicos recomiendan tomar estos resultados con precaución ya que el número de pacientes en el ensayo fue muy poco para saber cuán efectivo es este tratamiento.

El tratamiento con este virus es uno de varios “virus oncolíticos” que se investigan como agentes anticancerosos.

Aunque los investigadores han considerado estos virus como herramientas potenciales para matar el cáncer directamente, ahora se sospecha que los virus podrían ser más efectivos para organizar el sistema inmunitario contra neoplasias malignas.

Los investigadores de Duke dijeron que la mediana de supervivencia para los 61 pacientes en el ensayo fue de 12.5 meses, en comparación con 11.3 meses para el “grupo de control histórico”. Este último es un grupo de pacientes, utilizados para la comparación, que fueron tratados anteriormente con quimioterapia estándar y cumplieron los criterios para el ensayo del virus de la polio.

Un subgrupo de pacientes que recibieron el tratamiento y sobrevivieron al menos dos años recibió un impulso mucho mayor.

Debra Puffer, una residente de 61 años de Nueva York, fue diagnosticada con glioblastoma en 2014 y fue tratada con cirugía, quimioterapia y radiación.

Cuando el cáncer regresó, recibió la terapia contra el virus de la polio en Duke y tuvo 2,5 años sin recurrencia.

Cuando el cáncer regresó nuevamente, recibió una infusión “de refuerzo” del virus de la polio en agosto pasado.

Ella terminó en el hospital con efectos secundarios graves. Pero ahora, “todo se ve mucho mejor”, incluidos los escáneres cerebrales.

Annick Desjardins, un neurólogo de Duke que es uno de los autores principales del estudio, dijo que el tratamiento del virus de la polio parece similar a otras inmunoterapias porque la mayoría de los pacientes tratados no responden. Sin embargo, aquellos que tienen “una respuesta inmune activa” tienen la posibilidad de convertirse en sobrevivientes a largo plazo.

Para tratar de aumentar el porcentaje de dichos pacientes, los científicos abrieron un ensayo de Fase 2 en Duke y otros tres centros médicos para probar el tratamiento del virus de la polio más un medicamento de quimioterapia, frente al virus solo.

Los investigadores también están planeando ensayos para el cáncer de mama y el melanoma.

Fuente