La primera pista de que algo estaba mal fue un pequeño bulto debajo del ojo izquierdo. Cinco días más tarde había hecho algo que normalmente no sucede, el bulto se había cambiado de lugar y ahora estaba justo por encima de el párpado izquierdo de esta mujer en Rusia. El bulto le causaba picor y ardor.

10 días más tarde, el bulto se había movido de nuevo, esta vez hinchado el lado izquierdo de su labio superior.

Hay una serie de condiciones médicas que pueden causar un bulto en la cara. “Un examen físico mostró un nódulo oblongo móvil superficial en el párpado superior izquierdo”, escribió su médico en un informe de caso. “Un parásito se fijó con fórceps y se eliminó quirúrgicamente”.

La mujer había sido infectada por un nematodo parásito llamado Dirofilaria repens, y aunque hace que la piel se le revuelva (literalmente), en realidad no es tan mala, en lo que respecta a las infecciones por parásitos humanos. Esto se debe a que los humanos no son el hospedero preferido. Este parásito generalmente vive en carnívoros, como gatos, perros, lobos, coyotes, zorros y leones marinos. Se transmite a través de los mosquitos, que es cómo se contagia a los humanos, pero la infección humana es accidental.

El parásito no puede alcanzar la madurez dentro del cuerpo humano, y por lo tanto, no puede reproducirse pero si puede arrastrarse por debajo de la piel.

Este tipo de casos son bastante raros, pero por razones desconocidas están en aumento. Ocurren en todo el mundo. En Rusia y Bielorrusia, se identificaron 1272 casos entre 1997 y 2013. La mayoría de los cuales no se informaron en las revistas médicas.

En el caso específico de esta paciente, ella había viajado a un área rural en las afueras de Moscú donde, según informó a su médico, tuvo varias picaduras por mosquito.

Afortunadamente estos casos son sencillos de curar. Como el parásito no es capaz de reproducirse, basta con deshacerse del gusano. En este caso, la paciente se recuperó por completo una vez que extrajeron el parásito de su cara.

Fuente