Al menos nueve personas en el sur de la India murieron por casos relacionados a un brote de virus extremadamente mortal y desconocido conocido como Nipah. Nipah, es considerado un virus de reciente aparición, los científicos solo descubrieron que puede contagiarse de los murciélagos a otras especies incluidos los humanos hace aproximadamente 20 años.

La enfermedad actualmente es incurable y puede transmitirse de persona a persona. Ha matado entre el 40 y el 75 por ciento de las personas infectadas en la mayoría de los brotes. Estas estadísticas indican que Nipah tiene el potencial de causar una pandemia mortal, razón por la cual la Organización Mundial de la Salud enumera a Nipah como una prioridad de investigación urgente, junto con otras enfermedades como el Ébola y el SARS.

De las nueve personas que han muerto hasta ahora en la ciudad de Kozhikode en Kerala, se han confirmado tres casos de Nipah. Los resultados de los otros seis aún se están probando, y al menos otras 25 personas han sido hospitalizadas.

Nipah apareció por primera vez en Malasia en el año 1998, cuando 265 personas se infectaron con una extraña enfermedad que causaba encefalitis o inflamación cerebral, después de haber estado en contacto con cerdos y otras personas enfermas. En este brote, 105 personas murieron, una tasa de mortalidad del 40%.

Desde entonces, ha habido varios brotes pequeños en India y Bangladesh, con aproximadamente 280 infecciones y 211 muertes, una tasa de mortalidad promedio del 75%.

Cuando las primeras infecciones pasaron de cerdos a humanos, las autoridades mataron a más de un millón de cerdos para tratar de detener la propagación de la enfermedad.

Sin embargo, desde entonces, los investigadores han identificado varias especies de murciélagos frutícolas como los hospederos naturales del virus. En algunos casos, los humanos han sido infectados después de beber savia de palmeras datileras que los murciélagos pueden haber contaminado.

Los síntomas de Nipah, han variado dependiendo del brote. Muchos pacientes primero experimentaron fiebre, dolor de cabeza, somnolencia y confusión.  Algunos pacientes también han mostrado síntomas similares a los de la gripe. En otros casos, los síntomas progresaron a coma en uno o dos días.

Las personas que sobreviven a la infección inicial pueden tener problemas de salud duraderos, incluidos cambios de personalidad y convulsiones persistentes. En algunos casos, el virus se ha reactivado en pacientes en meses o años después de la exposición, causando enfermedad y muerte.

El contacto cercano con animales enfermos o personas puede transmitir la enfermedad. Un estudio de la transmisión del virus Nipah sugirió que es probable que la saliva de los pacientes infectados propague la infección.

Por ahora, la prioridad es identificar los casos restantes de Nipah para garantizar que la enfermedad no siga propagándose.

Fuente