La acupuntura se ha convertido en un tratamiento de uso frecuente antes y durante la fertilización in vitro (FIV). Las mujeres esperan que aumente las posibilidades de tener un bebé, pero también esperan reducir el estrés y sentirse relajadas mientras se someten al tratamiento.

Varios estudios clínicos pequeños han SUGERIDO anteriormente que la acupuntura mejora los resultados de los tratamientos de fertilidad. Este nuevo estudio ha encontrado que esto no es cierto.

El estudio de más de 800 mujeres australianas y neozelandesas sometidas a tratamiento de acupuntura durante sus ciclos de FIV no ha podido confirmar una diferencia significativa en las tasas de embarazo.

Los hallazgos publicados hoy en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) respaldan las recientes directrices de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva y dos metanálisis de alta calidad (que combinan datos de múltiples estudios para identificar un efecto común).

Lo que el estudio encontró

Se examinaron los efectos de un curso corto de acupuntura administrada durante un ciclo de FIV. No se logró demostrar que la acupuntura aumentaba la tasa de nacimientos vivos, el embarazo clínico o el tener menos abortos espontáneos.

El estudio se llevo a cabo en 16 centros de FIV en Australia y Nueva Zelanda. Se compraron los efectos de un tratamiento experimental en un grupo con los de un placebo o tratamiento alternativo en otro grupo. Se tuvo como objetivo aumentar los nacimientos y embarazos vivos entre 848 mujeres de 18 a 42 años, sometidos a un ciclo de FIV con embriones frescos, durante un período de cuatro años.

El primer tratamiento de acupuntura se dio al comienzo del proceso de FIV cuando se administran medicamentos para estimular el ovario y producir folículos. Después de la fertilización exitosa, la acupuntura en puntos de acupuntura reconocidos se realizó antes de inmediatamente después de la transferencia del embrión al útero de la mujer.

El grupo de control en este estudio fue la acupuntura falsa. Esto se parece a la acupuntura real, pero no implica la inserción de la aguja a través de la piel.

Para ambos grupos, la aguja se sujeta con un tubo de plástico, pero cuando el practicante coloca la aguja sobre la piel, el eje de la aguja desaparece en el mango del grupo de control, mientras que en el grupo de tratamiento, la aguja perfora la piel.

Los resultados mostraron que se logró un embarazo clínico en 25.7 % de las mujeres que recibieron acupuntura y 21.7% en el control simulado. Se logró un nacimiento vivo en 18% de las mujeres que recibieron acupuntura en comparación con 17.8% de las que recibieron el control.

Si bien, un aumento del 4% puede parecer esperanzador, dado el bajo porcentaje de partos con FIV exitosos, no es un aumento lo suficientemente grande como para lograr que los científicos concluyan que hace una diferencia. Esto significa que el estudio no respalda que la acupuntura pueda mejorar las tasas de embarazo o nacidos vivos para mujeres que se someten a FIV.

Sin embargo, en la práctica clínica, la acupuntura puede incluir más sesiones antes del inicio del ciclo de FIV. No se ha probado si esto marcará la diferencia.

¿Qué tiene esto de relevante?

A pesar de las recientes mejoras tecnológicas en FIV, la tasa de éxito sigue siendo baja. En consecuencia, es necesario desarrollar nuevos medicamentos, técnicas de laboratorio y otros tratamientos para probar sus efectos sobre la producción de bebés sanos para mujeres sometidas a FIV.

La acupuntura se ha usado durante mucho tiempo para problemas ginecológicos y obstétricos.

En 2002, el primer ensayo controlado aleatorizado de acupuntura administró una forma específica de acupuntura de FIV en el momento de la transferencia del embrión. Los resultados indicaron que la posibilidad de lograr un embarazo a partir de la acupuntura era el doble que la de las mujeres que se sometieron a un tratamiento de FIV solo.

Se llevaron a cabo ensayos clínicos adicionales para examinar si estos resultados podían ser replicados. Algunos ensayos encontraron que la acupuntura tuvo algún efecto y otros descubrieron que no la tenía.

¿De dónde vino la creencia de la acupuntura?

Un flujo sanguíneo adecuado para desarrollar óvulos inmaduros y el endometrio (el revestimiento del útero) es importante para la fertilidad femenina y el embarazo.

Los estudios sobre una forma más fuerte de acupuntura, electroacupuntura, descubrieron que puede influir en la actividad nerviosa simpática central y puede aumentar el flujo sanguíneo en algunas partes del cuerpo, incluido el flujo sanguíneo mejorado y la oxigenación del tejido ovárico y uterino.

Se cree que el estrés juega un papel importante en la infertilidad. Entre las mujeres que se someten al tratamiento de FIV, investigaciones previas encontraron una asociación entre los niveles más bajos de estrés y ansiedad y el aumento del embarazo.

En una investigación anterior, la acupuntura demostró reducir el estrés emocional y la carga que experimentan las mujeres durante el tratamiento de FIV.

Se espera que nuevos hallazgos permitan a las mujeres y los profesionales de la salud a tomar decisiones basadas en la evidencia sobre el uso de la acupuntura.

Fuente