Antes de su séptimo cumpleaños, Amelia Eldred, una pequeña bailarina, recibió un diagnóstico devastador. Los médicos descubrieron un tumor de 10 cm en el fémur de su pierna izquierda y se había roto el hueso.

Desafortunadamente, el tumor no respondió a la quimioterapia, por lo que los médicos le explicaron a sus padres que la extremidad tendría que ser amputada. La buena noticia es que tenían una solución para mantener la movilidad de la pequeña Amelia.

Durante un procedimiento raro y complejo, los cirujanos amputaron la pierna de Amelia en el muslo, quitaron la parte central y luego volvieron a colocar la parte inferior de la pierna en la parte superior de la pierna, hacia atrás.

Amelia eventualmente, podrá usar su tobillo como articulación de rodilla y simplemente meter su pie en una prótesis para que pueda caminar, correr y bailar una vez más.

Amelia es originaria de una ciudad en Stafforshire, fue diagnosticada el año pasado con cáncer de hueso, llamado osteosacaroma o sarcoma osteogénico.

El osteosarcoma, es el tipo de cáncer más común en niños. Generalmente afecta el fémur y la tibia en la parte superior e inferior de la pierna y el húmero en la parte superior del brazo. Cuando se trata temprano, la tasa de supervivencia a largo plazo es de 70 a 75%.

Dichos tumores, se pueden tratar con quimioterapia o cirugía, como la cirugía de rotación, un procedimiento que se usa con más frecuencia para tratar tumores en niños en los que la pierna se gira 180 grados, lo que básicamente convierte al tobillo en una rodilla.

Fuente