El francés Jerome Hamon, recibió su tercera cara a principios de este año. El procedimiento de trasplante de cara, comenzó a primera hora del 15 de enero y finalizó a la mañana siguiente, de acuerdo al Hospital Georges Pompidou de París, en donde se realizó el procedimiento.

Antes de realizar la cirugía, toda la sangre del cuerpo de Hamon, tuvo que ser reemplazada para eliminar los anticuerpos que podrían haber causado que su cuerpo rechazara la cara anterior.

El hecho de que se haga un segundo trasplante de cara en Hamon, es un gran paso médico. Muchos trasplantes de órganos fallan después de que el cuerpo los rechace después de un cierto periodo de tiempo. Ahora sabemos que cuando sucede con una cara, es posible que le paciente vuelva a tener una nueva.

El primer trasplante de cara ocurrió en Francia en 2005. En 2010, cuando tenía 30 años, Hamon recibió su segunda cara en una cirugía realizada por el Dr. Laurent Lantieri en el Hospital Georges Pompidou.

Hamon tiene una condición genética que desfigura su rostro con tumores. Recibió su primer trasplante de cara de un donante de órganos de 63 años.

Con cualquier trasplante siempre existe el riesgo de que el sistema inmunitario reconozca el objeto extraño y reaccione contra él. Afortunadamente para Hamon, los medicamentos inmunosupresores ayudaron a evitar que esto ocurriera y su cuerpo acepto la nueva cara.

Desafortunadamente en 2015, Hamon se resfrió. Un médico le recetó medicamentos que interferían con los medicamentos contra el rechazo que había estado tomando y en 2016, comenzó a mostrar signos de rechazo. En noviembre de 2017, el tejido había comenzado a morir en la cara, por lo que Lantieri lo eliminó.

Durante los meses siguientes, Hamon estaba en un estado que Lantieri describió como “muerto viviente”. No tenía orejas, ni párpados, ni piel. Apenas podía oír y no podía hablar ni comer.

Al no tener piel, hay mayores posibilidades de infecciones y posibilidades a un nuevo rechazo.

Gracias al nuevo donante de órganos compatible, se puso a disposición una nueva cara para el trasplante.

Afortunadamente, después de meses de preparación y horas de cirugía, se logró el trasplante de cirugía. La cara aún tiene que terminar de alinearse completamente con su cráneo, lo que sucederá con el tiempo.

Según los informes, pasó un fin de semana reciente en Bretaña, en el noroeste de Francia. Los medios franceses lo llaman “el hombre de tres caras”.

Hamon siente que ha perdido algunas décadas. “Tengo 43 años, el donante tenía 22. Me he vuelto 20 años más joven”, dijo.

Fuente