La Vitamina B12, se encuentra en muchas carnes y productos lácteos y se toma como un suplemento para una mejor función cerebral y para evitar la anemia. Desafortunadamente, a pesar de estos beneficios para la salud, puede alterar la composición genética de las bacterias faciales, promoviendo una inflamación rápida relacionada con la formación de acné.

El acné no es un problema que termina para todos en la adolescencia. De hecho, afecta a la mayoría de las personas en algún momento de sus vidas. Se estima que el 80% de las personas de entre 11 y 30 años de todo el mundo, experimentaron un brote en algún momento. Algunas personas pueden lidiar con acné hasta los cuarenta y cincuenta años. La peor parte de esto es que los científicos no saben mucho sobre las causas del acné y cómo prevenir o tratarlo.

Para investigar, Huiying Li, un farmacólogo molecular de la Universidad de California y su equipo, decidieron centrarse en los altos niveles de Vitamina B12 como posible culpable, basándose en la investigación de las últimas seis décadas que la relacionó con casos más elevados de la enfermedad.

Lo primero que hicieron fue identificar la vía molecular que produce la vitamina B12 en la bacteria de la piel Propionbacterium acnes y la compararon en personas con buena piel y personas con piel propensa al acné.

Descubrieron que la vía de la biosíntesis de la vitamina B12 en P. acnes, estaba significativamente regulada negativamente en los pacientes con acné en comparación con los pacientes con piel sana.

Los científicos después quisieron probar los efectos de una mayor ingesta de B12 de fuentes externas. Reunieron a 10 voluntarios con piel sana y les pidieron que recibieran la inyección de vitamina B12. Los investigadores confirmaron que el suplemento de B12, reprimió la expresión de genes de P. acnes implicados en la síntesis de la vitamina. De hecho, la expresión de esos genes, se redujo a niveles similares a los de los pacientes con acné.

Por lo tanto, parece que al ingerir vitamina B12 adicional, podríamos estar provocando que las bacterias en nuestra piel, reduzcan su producción, lo que conduce a un desequilibrio que podría aumentar nuestro riesgo de desarrollar acné.

De acuerdo con el estudio, uno de los participantes de piel clara, terminó desarrollando acné una semana después de recibir la inyección de vitamina B12.

Cuando el equipo de investigación examino la expresión genética en la bacteria, descubrieron que había pasado lo mismo a los otros participantes con piel sana 14 días después de la inyección.

El equipo siguió realizando pruebas de laboratorio en las que se agregó vitamina B12 a la bacteria P. acnes. Las bacterias respondieron produciendo compuestos conocidos como porfirinas, que se sabe promueven el tipo de inflamación que la investigación había relacionado con la aparición de acné severo.

Ahora, antes de decidir dejar de tomar suplementos y reducir todo lo que sea rico en vitamina B12 (pescado, carne, aves, huevos y leche) recuerda que este es un estudio pequeño y que lo mejor es siempre consultar primero con tu dermatólogo.

Fuente