Durante años, los científicos han tratado de restaurar la visión a personas con problemas de visión o que padecen enfermedades oculares. El año pasado, varios desarrollos nos acercaron a este objetivo: los investigadores revirtieron la degeneración de la retina y crearon ojos biónicos. La FDA incluso aprobó una forma de terapia genética para tratar pacientes. El último intento de investigación tiene un enfoque metálico: los investigadores de la Universidad de Fudan y la Universidad de Ciencia y Tecnología de China trataron de curar la ceguera utilizando oro y titanio.

La investigación del equipo, publicada en la revista Nature Communications, muestra que este método puede restaurar la vista con éxito en ratones. Específicamente, los científicos reemplazaron los fotorreceptores deteriorados de los ratones (estructuras sensoriales en los ojos que responden a la luz) por fotorreceptores artificiales, fabricados con dióxido de titanio y nanohilos de oro.

Para probar sus receptores artificiales, el equipo primero alteró los genes de los ratones para que sus receptores naturales se degradaran. Los investigadores implantaron los receptores metálicos en unos pocos ratones a la vez, y vieron cómo comenzaban a responder a la luz verde, azul y ultravioleta. Las pupilas de los ratones se dilataron, confirmando que los nuevos fotorreceptores estaban funcionando y que los ratones respondían a la luz. Los fotorreceptores se dejaron durante ocho semanas, durante los cuales ninguno de los ratones mostró ningún efecto secundario negativo o lesión.

Los resultados fueron interesantes, pero no le dijeron a los investigadores todo lo que necesitaban saber. Fue difícil determinar qué estaban viendo los ratones y qué tan clara era su visión. Además, los fotorreceptores de reemplazo no pudieron restaurar la visión a todo color. Aunque esto probablemente no sería una gran preocupación para algunas personas que sufren de ceguera, sigue siendo una señal de que el equipo tiene más trabajo por hacer.

Su trabajo deja abierta la posibilidad de un mayor desarrollo y una técnica que podría abordar muchos problemas médicos. Este método podría utilizarse como una forma de tratamiento para las enfermedades degenerativas de la retina, como la retinitis pigmentosa (RP) y la degeneración macular. Según el National Eye Institute, aproximadamente 1 de cada 4000 personas en todo el mundo se ven afectadas por RP, mientras que muchas más de 60 años corren el riesgo de desarrollar degeneración macular; sus posibilidades se duplican si fuman regularmente.

Sin embargo, el futuro ya se ve más claro. Con los nuevos desarrollos entrando regularmente, parece que estamos en el buen camino para devolver la vista a los millones de personas que desean ver el mundo otra vez.

Fuente