Aunque todos los años, los médicos advierten sobre la importancia de ponerse protector solar para protegerse contra el cáncer de piel, los protectores solares son malos para la vida marina. Hay dos sustancias químicas que se usan comúnmente para filtrar los rayos UV, la oxibenzona y el octilmetoxicinamato. Estos dos compuestos representan una amenaza para los arrecifes de coral y se cree que causan serias alergias en la piel de sujetos sensibles.

A medida que las personas lavan su piel en el mar, se disuelven hasta 14,000 toneladas de protector solar cada año. Los productos químicos dispersos en el proceso contaminan el agua y pronto llegan a los arrecifes de coral y otros ecosistemas frágiles.

Científicos de la Universidad de Florida, propusieron ofrecer una alternativa a estos productos químicos tóxicos. Encontraron una forma de aumentar la producción de un aminoácido absorbente de la luz ultravioleta llamado shinorina, tradicionalmente extraído de algas rojas. El único problema con este método es que toma hasta un año cultivar las algas y más tiempo el procesarlas, sin embargo, vale la pena, ya que este método es mejor para la piel y el medio ambiente.

Los científicos, que publicaron sus hallazgos en la revista ACS Synthetic Biology, idearon un método mucho más rápido, utilizando una cepa de las cianobacterias de agua dulce de rápido crecimiento llamada Synechocystis como célula huésped. Luego sintetizaron shinorine de una cianobacteria filamentosa conocida como Fischerella que lo produce de forma natural.

Al insertar estos genes en Synechocystis, el equipo pudo producir 2,37 miligramos de shinorina por gramo de cianobacterias en solo dos semanas. Los investigadores también probaron las cualidades de shinorine, confirmando que era capaz de proteger las células de los rayos UV.

La nueva metodología podría tener una variedad de aplicaciones, incluido el uso de los genes de las cianobacterias para crear nuevos medicamentos. El equipo detrás de la investigación ahora está intentando comercializar el método. Mientras que la FDA, ha tardado un tiempo en aprobar sustancias que se usan en otras partes del mundo, el hecho de que shinorine no sea nuevo y ya se use en otros productos cosméticos podría acelerar el proceso de aprobación regulatoria.

Fuente