Un neurocirujano y su equipo médico, abrieron el cráneo de un paciente el mes pasado para extraer un coágulo de sangre que tenía en el cerebro. Su sorpresa: no había ningún coágulo.

La Organización Daily Nation de Kenia, informó que el personal del Hospital Nacional Kenyatta en Nairobi, había confundido las etiquetas de identificación de dos pacientes antes de la cirugía.

Uno de los pacientes necesitaba la cirugía cerebral para eliminar un coágulo mientras que el otro solamente necesitaba trabamiento para la inflamación cerebral. El equipo médico había estado trabajando por horas antes de darse cuenta de su error.

La confusión causó una preocupación generalizada y muchas personas solicitaron por medio de redes sociales que se despidiera a las personas responsables. La directora ejecutiva de Kanyatta National, Lily Koros Tare, dijo en un comunicado el jueves, que cuatro profesionales médicos habían sido suspendidos después de operar al paciente equivocado. Los cuatro miembros suspendidos, incluyen al neurocirujano, la enfermera de sala, la enfermera de recepción de teatro y el anestesista.

El viernes, la Secretaria del Gabinete de Salud de Kenia, Sicily Kariuki, colocó al director ejecutivo, y al director de servicio clínico en la licencia obligatoria en espera de una investigación.

Compañeros médicos del hospital explicaron que las enfermeras son las únicas responsables de confundir las etiquetas de identifiación. Los funcionarios del hospital dijeron en la declaración del jueves que el centro médico “lamenta profundamente este evento y ha hecho todo lo posible para garantizar la seguridad y bienestar de los pacientes en cuestión”.

Fuente