¿Qué pensarías si te dijera que la diabetes no solamente tiene dos tipos, sino que tal vez es un montón de enfermedades clasificadas bajo una misma etiqueta? La conclusión de esta nueva investigación podría revolucionar la forma en la que detectamos y tratamos la diabetes en el futuro.

Analizando los estudios anteriores que abarcan un total de 14,775 pacientes con diabetes tipo 1 y 2, los científicos han encontrado cinco perfiles distintos y distintas enfermedades que incluyen formas graves y formas leves de la enfermedad. De acuerdo a los investigadores, es importante entender y tratar la diabetes de manera diferente en cada una de sus variedades e incluso prevenirla.

“La evidencia sugiere que el tratamiento temprano para la diabetes es crucial para prevenir complicaciones que acortan la vida”, dice el investigador principal Leif Groop, del Centro de Diabetes de la Universidad de Lund (LUDC) en Suecia. “Diagnosticar con mayor precisión la diabetes podría brindarnos información valiosa sobre cómo se desarrollará con el tiempo, lo que nos permitirá predecir y tratar las complicaciones antes de que se desarrollen”.

Para este estudio se utilizaron seis mediciones diferentes en cuatro estudios por separado: edad de diagnóstico, índice de masa corporal (IMC), control glucémico a largo plazo (azúcar en sangre), función de las células productoras de insulina en el páncreas, resistencia a la insulina y presencia de auto-anticuerpos vinculados a la diabetes autoinmune.

En lugar de clasificar la diabetes en tipo 1 y 2, los investigadores idearon cinco perfiles de enfermedad diferentes: un tipo de diabetes autoinmune y otros cuatro subtipos diferentes. Los cinco tipos de diabetes fueron genéticamente distintos, sin mutaciones compartidas.

Esto es suficiente para sugerir que estamos viendo cinco enfermedades distintas que afectan el mismo sistema de salud, en lugar de la misma enfermedad en diferentes etapas de progresión, explican los investigadores.

Una de las tres formas más graves fue un grupo de personas con resistencia a la insulina grave y un riesgo significativamente mayor de enfermedad renal. Otro tipo más leve se observó principalmente en personas mayores.

Al identificar los tipos de pacientes involucrados y las complicaciones que pueden tener, los médicos pueden elaborar tratamientos más personalizados. De hecho, los investigadores encontraron que a muchos en el estudio no se les estaba dando el tratamiento adecuado para el tipo de diabetes que padecían.

El aumento en los índices de diabetes aumenta cada vez más. Se estima que 420 millones de personas en el mundo tienen diabetes.  Entre 75-85% de las personas con diabetes tienen el tipo 2.

Sin embargo, los investigadores señalan algunas limitaciones en este estudio: aún no hay suficiente evidencia científica para decir que los cinco tipos de diabetes que ellos detectaron tengan causas diferentes. Además, en el estudio solo se incluyeron pacientes escandinavos por lo que se necesita un estudio más amplio para investigar más a fondo.

Fuente