Un grupo de cinco niños en China, recibió nuevos oídos, basados en modelos 3D detallados y desarrollaos a partir de sus propias células. Los niños de edades comprendidas entre 6 y 9 años tenían microtia, donde la parte externa de la oreja termina deformada. En estos casos, la afección era unilateral, por lo que los científicos pudieron crear escaneos de alta resolución a sus oíos sanos para ayudar a construir un reemplazo.

El equipo de investigación ha logrado demostrar que estas técnicas pueden funcionar para dar nueva vida a aquellas personas con microtia u otras condiciones similares.

Los científicos extrajeron las células de cartílago denominadas condrocitos de los oídos no deformados de los niños. Después, utilizaron estas células para crear un nuevo oído para el otro lado de la cabeza mediante un proceso de cultivo celular.

Con la ayuda de la tomografía computarizada de los oídos sanos, se creó un marco impreso en 3D en el que el oído en crecimiento podría expandirse. Con el tiempo, las células naturales reemplazaron casi todos los andamios artificiales.

Finalmente, se adjuntaron las orejas nuevas y se completó la reconstrucción con algunos procedimientos de cirugía estética aplicados posteriormente.

Este tipo de tecnología tiene varios años de antigüedad, pero esta es la primera vez que se usa con tanta eficacia en seres humanos. El primero de estos implantes se instaló hace 30 meses, lo que sugiere que las perspectivas a largo plazo son buenas. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que se tiene que hacer un seguimiento de 5 años para estar seguros que el procedimiento fue un éxito.

Fuente