¿Has tenido una experiencia “paranormal” en la que estas dormido y en medio de la noche sientes una fuerte presión en el pecho que te mantiene inmóvil por minutos? Este sentimiento es tan extraño que sientes que dura una eternidad.

En nuestra cultura nos referimos coloquialmente a este fenómeno como “se te ha subido el muerto”. Muchos creen que la única explicación para este fenómeno es espiritual y “de otro mundo”. Te tengo buenas noticias, este fenómeno tiene explicación científica y se trata de una parálisis de sueño.

La parálisis del sueño ocurre cuando la mente se despierta, pero el cuerpo permanece dormido. Esto causa inmovilidad temporal y en muchos casos, alucinaciones intensas. Para algunas personas, la parálisis dura segundos, para otros varios minutos.

Adrian Williams, profesor de Medicina del sueño en King’s College y miembro del equipo médico del Centro del Sueño de Londres, dice que la parálisis del sueño es un fenómeno normal que no es peligroso, pero puede llegar a ser muy angustiante.

Mientras dormimos, nuestros cuerpos alternan entre el sueño REM (movimiento ocular rápido) y el sueño NREM (movimiento ocular no rápido). Durante la etapa REM, nuestros cerebros están muy activos y como resultado, es en esta etapa del sueño donde ocurren nuestros sueños más elaborados.

“Mientras soñamos, el cuerpo está paralizado para evitar que actuemos nuestros sueños. Ocasionalmente, el cuerpo se confunde y el cerebro se despierta, pero la parálisis persiste”, explica Williams.

Los episodios casi siempre están acompañados por una sensación de presión intensa en el pecho. Naturalmente la inhabilidad de respirar despierta sentimientos de pánico y desesperación. “Debido a la parálisis, el único músculo de respiración que está funcionando es el diafragma. A menudo hay una sensación de respiración inadecuada porque los músculos del tórax no funcionan”, explica Williams.

Aproximadamente la mitad de las personas han experimentado parálisis de sueño. Sin embargo, solamente algunos lo notarán con frecuencia. Son pocas las personas que buscan un tratamiento médico para atender la parálisis del sueño. El Centro de Sueño de Londres solamente atiende a un paciente por parálisis de sueño al mes. Cuando las personas buscan ayuda para atender su parálisis del sueño es porque lo están experimentando con demasiada frecuencia y la mayoría no sabe de qué se trata.

La parálisis del sueño se relaciona comúnmente con la narcolepsia, una rara afección que afecta la capacidad del cerebro para regular el ciclo del sueño y vigilia. Williams estima que 2/3 de los narcolépticos también sufren parálisis del sueño.

De acuerdo con la información del Servicio Nacional de Salud, la parálisis del sueño puede ser desencadenada por la ansiedad, el estrés y la depresión, lo que puede explicar por qué las personas experimentan este fenómeno en etapas de vulnerabilidad emocional.

“No existen fármacos para hacer que la parálisis del sueño desaparezca”, dijo Williams. “Lo primero que debe hacerse es centrarse en mejorar el sueño de manera conductual”.

Williams explica que esta condición es hereditaria pero no está relacionada con el género. Muchas culturas siguen adjudicando el fenómeno como un contacto con “el otro mundo”.

La pintura de Henry Fuseli de 1781 “La Pesadilla”, se asocia frecuentemente con este desorden: representa a una mujer dormida tirada sin poder hacer nada en una cama mientras un ogro se sienta en su pecho.

En Tailandia, algunos creen que las dificultades para respirar en la noche son causadas por el espíritu Phi Am, un fantasma que se posa sobre tu pecho y te aplasta. Guam tiene leyendas del Taotaomona, un espíritu de vampiro del bosque que busca proteger la Tierra. La leyenda dice que aquellos que no respetan la isla, serán estrangulados mientras duermen.

Williams explica que la parálisis del sueño ocurre más comúnmente cuando se duerme boca arriba y recomienda mejor dormir de lado. Los episodios pueden ser interrumpidos por el tacto.

Cuando la parálisis del sueño ocurre con frecuencia, los esfuerzos para corregirlo no han tenido éxito. Por lo general se prescriben antidepresivos, aunque los pacientes no se encuentran depresivos, en un intento de suprimir el sueño REM. Algunas personas dicen no poder parpadear durante los episodios. Otros han encontrado que mover lentamente las manos y los pies ayudan a salir del episodio más rápido.

La próxima vez que sufras este fenómeno, no tengas miedo, ya sabes que solo se trata de una parálisis del sueño.

Fuente