Una compañía en el Reino Unido, está llevando a cabo un estudio clínico de lo que podría convertirse en la primera vacuna universal contra la gripe del mundo. Es un objetivo muy difícil de alcanzar, sin embargo, su desarrollo tendría enormes beneficios para la salud pública y eliminaría la necesidad de inyecciones anuales.

En este momento, nuestro planeta enfrenta la peor temporada de epidemia de gripa en años.

La razón por la que se seguimos necesitando un nuevo ataque para tratar la gripe todos los años es porque el virus continúa mutando, con varias cepas flotando alrededor del medio ambiente.

La Coordinación Global, permite a los Epidemiólogos, establecer sobre las pocas cepas que son más prevalentes, la producción de una vacuna contra ellas. Este método tiene diferentes niveles de éxito dependiendo de cómo se desplaza el virus durante el período de producción de la vacuna, lo que puede llevar varios meses.

Naturalmente, nuestras vidas serían más simples si pudiéramos obtener una vacuna “universal” contra la gripe que pudiera protegernos contra la mayoría de las cepas durante un periodo más prolongado. Afortunadamente, Vaccitech, una empresa privada derivada de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, se acerca cada vez más a este objetivo.

La compañía acaba de anunciar que obtuvo una inversión de 27.6 millones de dólares y han iniciado un ensayo clínico de fase 2 de dos años de duración.

La vacuna patentada como Vaccitech MVA-NP+M1, ha sido probada con éxito en 145 personas. El siguiente paso es resolver su efectividad para tratar la gripe.

¿Por qué es tan difícil hace una vacuna universal contra la gripe?

El virus de la gripe se encuentra en constante cambio. Su cubierta está hecha a base de proteínas, hemaglutinina y neuraminidada que permite que el virus ataque las células y cause infección. Estas dos proteínas cambian rápidamente, lo que mantiene a los científicos creando nuevas vacunas para una cepa cada vez más reciente.

MVA-NP + 1 funciona de manera diferente a las vacunas regulares contra la influenza. Su objetivo es aumentar las células T familiarizadas con la gripe utilizando el material del nucleo del virus. A diferencia de las proteínas de superficie, en la influenza tipo A, la fuente de la infección más común son las proteínas en el núcleo. Esas proteínas cambian poco, por lo que las convierte en un blanco potencial para generar la vacuna.

El primer estudio clínico a nivel mundial, pretende probar la eficacia de la vacuna en 862 personas, mayores a 65 años. Los investigadores estiman encontrar resultados preliminares para octubre de 2019.

Durante el ensayo, todos los participantes recibirán la vacuna regular contra la gripe, además de la nueva vacuna universal o placebo. La hipótesis de los investigadores es que la nueva vacuna, debería aumentar la protección de los voluntarios contra la gripe mejor que la vacuna convencional. Si ese fuera el caso, la vacuna podría pasar a los ensayos finales de Fase 3.

MVA-NP + M1 no es la única vacuna universal contra la gripe en proceso, aunque definitivamente es la tecnología que está más avanzada en términos de ser realmente probada en personas. De acuerdo al investigador principal, si todo va bien, la vacuna podría encontrase en el mercado dentro de 5 a 7 años.

Fuente