Un nuevo tipo de gel, sensible a la temperatura, puede proteger el globo ocular herido y luego eliminarse con agua fría. Este nuevo gel podría ser vital para salvar la visión de aquellas personas que se lesionan y no tienen acceso a atención médica inmediata.

El gel ha sido desarrollado pensando en los soldados que son alcanzados en campo de batalla y se encuentran en una carrera a contra reloj para resolver el daño ocular antes de que este se vuelva permanente.

Según el equipo de la Universidad del Sur de California, esta nueva sustancia es fácil de aplicar y reducirá tiempos generales de tratamiento, además de mantener el ojo preservado en lo que el paciente logra recibir atención médica. También podría ser útil en quirófanos en áreas rurales donde no hay un centro de visión con las instalaciones necesarias para resolver la lesión ocular del paciente. El gel tiene también el potencial de tratar temporalmente las heridas de bala.

Cuando el Departamento de Defensa en Estados Unidos (DoD), le pidió ayuda a los investigadores, estos adaptaron un hidrogel llamado PNIPAM o poli (N-isopropilacrilamida), en el que ya habían estado trabajando.  Fundamentalmente, toma una forma líquida cuando se enfría, pero se convierte en un semisólido viscoso con fuertes propiedades adhesivas cuando se calienta. Esta propiedad lo hace perfecto para sellar heridas y le da la facilidad de quitarse en una etapa posterior.

“Dado que la temperatura de transición inicial del hidrogel era muy cercana a la temperatura del ojo humano, tuvimos que modificar sus propiedades para asegurar que formara un sello lo suficientemente sólido”, explica Niki Bayat, uno de los investigadores del equipo. “Al proporcionar un sello perfecto, pero reversible, el hidrogel inteligente muestra una promesa para la próxima generación de adhesivos tisulares”.

Además del gel, el equipo de investigadores ha desarrollado una jeringa para su fácil aplicación. Esta jeringa enfría la sustancia antes de aplicarla con cristales de nitrato de amonio cálcico, como se usa en los paquetes de hielo instantáneo. Se agrega agua y el hidrogel está listo para usarse en 30 segundos.

Mientras que los trabajos de parche existentes tomarían 30 minutos o más, este hidrogel se puede aplicar en cinco minutos antes de que el paciente esté en camino a recibir atención médica. Los investigadores dicen que es tan fácil como enmasillar un sello de baño.

Hasta ahora, el gel solo se ha probado en conejos, con ensayos clínicos programados para 2019, por lo que pasará un tiempo hasta que el tratamiento pueda ser autorizado.Sin embargo, en las pruebas con animales realizadas hasta el momento, se demostró que el material alivia la presión sobre el ojo, lo que puede ser crucial para evitar el daño permanente. Además, los investigadores no vieron inflamación o infección hasta cuatro semanas después del uso.

Fuente