Un caso extremadamente raro de una mujer que quedó embarazada mientras estaba embarazada ha ocurrido en los Estados Unidos. Una madre dio a luz involuntariamente a “gemelos” que no fueron concebidos al mismo tiempo.

Jessica Allen, estaba contratada como madre subrogada de una pareja china cuando quedó embarazada por segunda vez de su esposo. Jessica ya era madre de dos niños cuando entró en el acuerdo de subrogación a cambio de un pago de $30 000 dolares. Jessica y su esposo tenían planeado utilizar el dinero para ahorrar para una casa, pero no esperaban que el dinero fuera a ser su único incentivo.

El embarazo transcurrió sin problemas, hasta que, a las 6 semanas, durante una ecografía de rutina, los médicos de Jessica notaron que en realidad llevaba a dos fetos y no solo a uno. En ese momento todos asumieron que los dos bebés eran gemelos idénticos, resultado de la división del embrión de la pareja china. Nunca nadie imaginó que se trataba de un caso de superfetación.

La superfetación es un fenómeno extremadamente raro en humanos en el que una mujer embarazada continúa ovulando después de quedar embarazada, y por lo tanto, es capaz de concebir un segundo hijo, que se gesta simultáneamente junto con el primer feto.

En el caso de Jessica, a pesar de usar condón como medio de anticoncepción, lograron concebir un segundo hijo.

Cuando llegó el día de dar a luz, Jessica pensó que serían gemelos idénticos y aunque nunca llegó a sostener a los niños o conocerlos en el hospital, una foto le indicó que algo raro estaba pasando. Los niños no eran idénticos.

Semanas más tarde, mientras Jessica aún estaba en recuperación de la cesárea, una prueba de ADN confirmo que uno de los bebes era de compatibilidad genética con la pareja china y el otro bebé tenía los genes de Jessica y su esposo. Después de una batalla legal con la agencia que organizó la subrogación y que exigía honorarios por entregar al bebé a sus padres genéticos, finalmente se reunieron con su hijo que en ese entonces tenía casi tres meses.

Mientras que los casos de superfetación son increíblemente raros, este caso lo fue aún más porque finalmente involucró dos grupos diferentes de padres genéticos debido a la subrogación. Afortunadamente este increíble caso médico terminó en un final feliz y el pequeño Malachi como lo llamó Jessica y su esposo, vive feliz con sus padres.

Fuente