En los últimos años, el aceite de coco ha obtenido popularidad debido a que se le atribuyen un sin número de beneficios a la salud. Afortunadamente la ciencia se ha encargado de desenmascararlos y a continuación te platicamos la realidad acerca de alguno de los beneficios que se le atribuyen.

  1. Te ayuda a perder peso

Ningún estudio ha encontrado que el aceite de coco ayude a perder peso. La afirmación de que el aceite de coco ayuda a la pérdida de peso por cientos de sitios en internet es por la falsa idea de que el aceite de coco es sinónimo de un producto semisintético conocido como aceite MCT.

A diferencia de los aceites comestibles comunes, el aceite MCT es soluble en agua y fue diseñado originalmente para su uso en alimentación por sonda o para personas que sufrían desnutrición porque carecían de enzimas para el metabolismo de las grasas.

Existe cierta evidencia científica de que el aceite MCT puede ayudar con la pérdida de peso, aunque la dosis requerida y sus efectos secundarios pueden incluir náuseas, calambres estomacales y diarrea.

Por lo tanto, las atribuciones que le dan los sitios de internet al aceite de coco asumiendo que las características del aceite MCT son las mismas del aceite de coco son erróneas. Estos dos productos no son equivalentes.

El MCT está hecho a base de dos ácidos grasos: ácidos caprílicos y cápricos. El aceite de coco tiene una pequeña cantidad de estos ácidos, pero está compuesto en su mayoría por ácido láurico. El ácido láurico no es digerido por el hígado, pero es digerido y metabolizado en el cuerpo como ácido graso y otros aceites comestibles.

  1. Reduce el riesgo de enfermedades del corazón

Algunos estudios demuestran que el efecto general del aceite de coco en el aumento del colesterol LDL (que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas) es mayor que en el consumo de maíz, el cártamo o la mezcla de aceites de soja y sésamo. Sin embargo, es ligeramente mejor que la mantequilla.

Existe mucha evidencia de estudios de los años 50 en personas que viven estilo de vidas tradicionales consumiendo coco como su principal fuente de grasa y muestran bajos niveles de enfermedad cardíaca.

Este estudio incluye a los isleños pacíficos cuyas dietas consistían principalmente de pescado, pulpo, fruta de pan, plátanos y coco.

Lo mismo aplica a la gente muy delgada de Kitava (una pequeña isla en Papúa, Nueva Guinea), cuyas dietas consistían principalmente de ñame, mandioca, plátano, otras frutas tropicales, pescado y coco.

Su dieta no solo es baja en grasa, sino que también en alcohol, sal, azúcar, productos lácteos y alimentos procesados.

En contraste con la dieta que llevaban antes, el coco no ha sido capaz de proteger los grandes cambios de dieta y actividad de la actualidad.

En Samoa, por ejemplo, el consumo de coco no ha cambiado, pero la dieta diaria total contribuyó con 900 calorías más en 2007 en comparación con los años sesenta.

Los isleños del Pacífico ahora encabezan las tablas mundiales de obesidad, las tasas de enfermedades cardíacas son altas y la diabetes tipo 2 es tres veces más común que en Australia a pesar de consumir coco.

Como se ha demostrado en una revisión reciente de 21 trabajos de investigación, no se puede confiar en el aceite de coco como un método para la reducción de colesterol en sangre o proteger contra la enfermedad cardíaca.

  1. Mata Virus y Bacterias

Algunos sitios web afirman que el aceite de coco puede matar virus, hongos y bacterias debido a su contenido de monolaurina, un compuesto derivado del ácido laúrico.

Los estudios en ratones muestran que la monolaurina puede proporcionar cierta protección contra la bacteria Staphylococcus aureus (responsable de algunas infecciones por estafilococos), pero los investigadores que realizaron este estudio no encontraron ningún efecto positivo con el aceite de coco refinado o virgen.

En tipos particulares de infección, existe la posibilidad de que la monolaurina sea útil, pero no es válido extrapolarla para hacer afirmaciones sobre el aceite de coco cuando no hay evidencia de que el cuerpo pueda producir monolaurina a partir del aceite de coco.

En cambio, una forma fabricada de monolaurin (monolaurato de glicerol) se encuentra en el aceite de coco y es popular por sus propiedades emulsionantes e hidratantes en cosméticos, detergentes y jabones.

Estas propiedades del aceite de coco podrían respaldar sus beneficios como humectante de superficie o desmaquillante.

  1. Ayuda a la reparación del cabello

Varios artículos publicados en el Journal of Cosmetic Science afirman que el aceite de coco aplicado al cabello es mejor para penetrar el cabello que el aceite mineral.

Esto podría ser útil y es poco probable que el aceite de coco masajeado en el cabello tenga un efecto adverso en la salud humana, por lo que sí es útil, puede valer la pena usarlo por este motivo.

  1. Blanquea los dientes

Esta afirmación es otra extrapolación de la idea de que el aceite de coco puede matar organismos dañinos. La práctica de extraer aceite de la boca (conocido como “extracción de aceite”) durante 10-30 minutos antes de escupir proviene de las prácticas ayurvédicas en la India y supuestamente atrae las toxinas del cuerpo para su expulsión.

Si te hace sentir enfermo o con dolores de cabeza, esto es una prueba de que estás extrayendo toxinas de tu cuerpo. Sin embargo, no existe evidencia científica para apoyar esta práctica y no debe ser reemplazada la atención dental adecuada.

Fuente