La mayoría de los pacientes están familiarizados con la diabetes tipo 1 y 2. Sin embargo, sabías que la diabetes tipo 3c es más común de lo que crees.

En la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico del paciente destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Por lo general esta diabetes inicia en la niñez o en la adolescencia del paciente y en todos los casos el paciente necesita un tratamiento de reemplazo de insulina. La diabetes tipo 2 ocurre cuando el páncreas no puede solventar la demanda de insulina. Por lo general está asociada al sobrepeso e inicia a una edad avanzada.

La diabetes tipo 3c es causada por la inflamación del páncreas (pancreatitis), tumores en el páncreas o cirugía en el páncreas. Este tipo de daños al páncreas lo inhabilita para producir insulina, producir proteínas digestivas (enzimas) y otras hormonas.
Sin embargo, un último estudio ha revelado que la mayoría de los casos de diabetes 3c han sido diagnosticados como diabetes tipo 2. Solamente el 3% del total de la muestra, de un total de 2 millones, fueron diagnosticados correctamente como diabetes tipo 3c.
Algunos estudios con muestras pequeñas habían demostrado que los pacientes con diabetes tipo 3c necesitan insulina y a diferencia de los otros tipos de diabetes, los pacientes también se ven beneficiados por el consumo de enzimas digestivas. Estas enzimas pueden ser consumidas por medio de tabletas entre comidas y snacks.

Los investigadores y diversos especialistas han generado preocupación debido a que la diabetes tipo 3c puede ser más común de lo que se pensaba y que muchos de los casos ni si quiera son identificados. Por este motivo, se ha realizado el primer estudio en una muestra grande para poder determinar qué tan común es la diabetes tipo 3c.
Para realizar este estudio se tomó en consideración una población de más de 2 millones de personas en Inglaterra. Sus historiales médicos fueron analizados y se contabilizaron las personas con antecedentes de pancreatitis, cáncer pancreático, tumores y cirugía en el páncreas. Es altamente probable que todo el paciente con alguno de estos antecedentes tenga diabetes tipo 3c. Aún no se tiene claro la proporción de pacientes que desarrolla diabetes después de tener un daño en el páncreas.

Para sorpresa de los investigadores, se encontré que en adultos la diabetes 3c es más común que la tipo 1. Se encontró que el 1% de los casos de diabetes en adulto era diabetes tipo 1 comparado con el 1.6% que padece diabetes 3c.
Las personas con diabetes tipo 3c tenían dos veces más posibilidad de contar con un mal control de los niveles de azúcar que aquellos con diabetes tipo 2. Este tipo de pacientes también tenían de 1 a 10 veces más necesidad de insulina, dependiendo del grado de daño en el páncreas.

Se encontró que el inicio de la diabetes tipo 3c podía ocurrir mucho después de la lesión del páncreas. En muchos casos, más de una década después. Este retraso prolongado puede ser una de las razones por las que a menudo los dos eventos se consideran vinculados y el diagnóstico de la diabetes tipo 3c se pasa por alto.

Identificar correctamente el tipo de diabetes es importante ya que ayuda a la selección del tratamiento correcto. Varios medicamentos utilizados para la diabetes tipo 2, como la Glicazida puede no ser tan efectivo para el tratamiento en diabetes tipo 3c. El diagnóstico erróneo, por lo tanto, puede desperdiciar tiempo y dinero al intentar tratamientos ineficaces mientras expone al paciente a altos niveles de azúcar en sangre.

Los hallazgos de este estudio resaltan la urgente necesidad de un mejor diagnóstico para esta diabetes sorprendentemente común.

Fuente