Hay una relación muy conocida entre el cáncer y el consumo de azúcar, sin embargo, el mecanismo ha sido difícil de alcanzar. Afortunadamente, gracias a un proyecto de nueve años de investigación, los científicos han logrado un gran avance y han logrado reducir el mecanismo por el cual las células cancerosas metabolizan el azúcar.

Sabemos que casi toda célula del cuerpo humano requiere energía y obtienen esta energía de los azúcares que contiene los alimentos que consumimos. Al igual que el resto de las células, las células cancerosas también requieren de azúcar para crecer, pero su ingesta de glucosa es mucho más alta que las células sanas como la velocidad a la que fermentan esta glucosa en ácido láctico. A esto se le conoce como el efecto Warburg y es posible que los científicos tengan la hipótesis relacionada a la rápida tasa de crecimiento de las células cancerígenas. Hasta la fecha ha sido difícil determinar si el efecto Warburg es un síntoma o es la causa del cáncer.

Se ha propuesto anteriormente que el crecimiento de las células cancerosas puede verse obstaculizado por el hambre de azúcar, pero el problema con esto es que actualmente no existe un método para suspender el suministro a las células cancerosas y mantenerlo abierto a las células normales.

Es por este motivo que el mecanismo biológico detrás del aumento del metabolismo de la glucosa es importante. Puede contener la clave de las células cancerosas hambrientas al mismo tiempo que mantiene funcionando a las células sanas.

“Nuestra investigación revela cómo el consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas conduce a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer”, explica el investigador Johan Thevelein de KU Leuven en Bélgica. “Por lo tanto, es capaz de explicar la correlación entre la fuerza del efecto Warburg y la agresividad del tumor. Este vínculo entre el azúcar y el cáncer tiene consecuencias radicales.”

El equipo utilizó células de levadura para su investigación, específicamente las de la familia con genes Ras, una familia de genes presente en todas las células animales, incluidas las células cancerosas humanas. Esto hace que el estudio de las mutaciones de Ras en la levadura sea una herramienta cada vez más útil en la investigación del cáncer.

La levadura también tiene un metabolismo del azúcar altamente activo, pero no tiene procesos de regulación adicionales de las células de mamíferos que pueden esconder los procesos subyacentes.

“Observamos en la levadura que la degradación del azúcar está vinculada a través de la fructosa 1,6 bifosfato intermedia a la activación de las proteínas Ras, que estimulan la multiplicación de las células de levadura y cáncer.”, dijo Thevelein.

En términos coloquiales, los investigadores encontraron que la levadura que tenía una afluencia hiperactiva de glucosa, causó que las proteínas Ras, se activaran demasiado, lo que permitía que las células crecieran a una velocidad acelerada.

“Los hallazgos no son suficientes para identificar la causa principal del efecto Warburg”, agregó. “Se necesita más investigación para averiguar si esta causa primaria también se conserva en las células de levadura.”

Sin embargo, fue cuidadoso en notar que esta investigación, aunque importante, es un paso en un proceso mucho más grande, y que un avance en la investigación no es lo mismo que un avance médico.

Fuente