Las caries son perforaciones o daño estructural en los dientes. Las caries dentales son una afección común. Suele aparecer en los niños y en los adultos jóvenes, pero afecta a todas las personas. Hay miles de bacterias en la boca, estas bacterias convierten a los alimentos en ácidos. En conjunto las bacterias, el ácido, los pedazos de comida y saliva, se combinan en la boca y forman una sustancia conocida como placa. Esta placa se pega a los dientes. Es común en los molares posteriores, junto encima de la línea de la encía en todos los dientes y en los bordes de obturaciones.

Cuando la placa no se elimina de los dientes, esta se convierte en una sustancia llamada sarro o cálculo. Estas sustancias irritan las encías, produciendo problemas bucales como gingivitis y periodontitis. La placa comienza a acumularse en los dientes al cabo de 20 minutos después de comer y no se quita.

Los ácidos en la placa dañan el esmalte que cubre los dientes y general orificios en los dientes llamados cares. Las caries normalmente no duelen al menos que ya estén afectando nervios o que haya una fractura en el diente. Si no se trata las caries, pueden llevar a un absceso dental. Las caries dentales que no se tratan también destruye el interior del diente (llamado pulpa), lo que requiere de un tratamiento extenso y en el peor de los casos la extracción de todo el diente.

Los carbohidratos aumentan el riesgo de tener caries dentales. Es importante lavarse los dientes después de cada comida.

Fuente