Un equipo, incluyendo investigadores de la Universidad de Agricultura y Tecnología de Tokio, descubrió que una droga desarrollada recientemente puede proteger los huesos contra la destrucción causada por el cáncer de próstata.

Las células cancerosas pueden propagarse desde el sitio original del tumor hacia los huesos y crecer allí como nuevos tumores, destruyendo el tejido óseo y causando fracturas y dolor. Los tumores óseos se desarrollan con frecuencia en pacientes con cáncer de próstata, el segundo cáncer más frecuente en hombres de todo el mundo.

En dicho estudio los investigadores evaluaron la eficacia de TAS-115, un nuevo fármaco que previamente mostró proteger los huesos de ratones de las células de cáncer de pulmón, en la prevención de metástasis de cáncer de próstata al hueso y destrucción del hueso usando la línea celular PC3. Cuando las células PC3 fueron inyectadas en la tibia proximal de ratones desnudos, se detectó destrucción ósea trabecular y cortical grave seguido de crecimientos tumorales.

Se utilizó un grupo de muestra de control que no se trató, mientras que el otro grupo recibió TAS-115. La administración oral de TAS-115 inhibió casi completamente tanto la pérdida ósea inducida por PC3 como la proliferación de células PC3. Los ratones no tratados perdieron masa ósea y se observó la formación de agujeros en sus huesos, mientras que los huesos de los ratones que recibieron TAS-115 resultaron casi ilesos y sus tumores fueron mucho más pequeños que los de ratones no tratados.

Los investigadores encontraron que TAS-115 bloqueó la vía molecular que promueve la creación de osteoclastos, un tipo especializado de célula que degrada el tejido óseo.

Según los autores, TAS-115 es un candidato prometedor para el tratamiento de pacientes con cáncer de próstata que se ha diseminado a sus huesos.

Fuente