De acuerdo a una nueva investigación publicada en PLOS Computational Biology, las células clave del sistema inmunológico producidas antes del nacimiento, pueden sobrevivir hasta la edad adulta.

Las células T del sistema inmunológico, posee proteínas receptoras que le permite reconocer un patógeno específico. En el transcurso de la vida, cada persona mantiene un conjunto único y altamente diverso de diferentes células T con receptores que reconocen patógenos diferentes. Esto permite la protección a una amplia gama de enfermedades.

Dado que los receptores de células T únicos, se crean a través de un proceso aleatorio de disposición de ADN, incluso los gemelos genéticamente idénticos difieren en la diversidad de células T que poseen. Sin embargo, estudios anteriores han demostrado que los gemelos idénticos comparten más receptores de células T de lo que se esperaría.

En este nuevo estudio, Mikhail Pogorelyy y colegas de la Escuela Normal Superior de Paris y el Instituto de Química Biorgánica de Mosú, estudian este exceso de compatibilidad en células T entre gemelos genéticamente idénticos.

El equipo utilizó un modelo estadístico de la formación de receptores de células T para analizar secuencias de ADN en muestras de sangre de adultos gemelos idénticos. El análisis de sangre sugiere que el grado de células T que comparten los gemelos es mayor de lo que se puede explicar simplemente por los genomas compartidos. En cambio, los científicos proponen que embriones gemelos pueden intercambiar células T a través de la sangre del cordón umbilical antes del nacimiento.

“Como resultado, el sistema inmune de un gemelo tiene células que se generaron de otro gemelo y viceversa”, explica el estudio.

Estos hallazgos combinados con un análisis estadístico adicional de secuencias de ADN de receptores de células T de adultos, siguiere que algunos clones de células T fueron creados antes del nacimiento y pueden persistir en el cuerpo durante aproximadamente 40 años. Esta longevidad en los clones, implica que cualquier persona de 40 años de edad, todavía puede tener células que se produjeron antes de su nacimiento.

Estos resultados podrían arrojar nueva luz sobre los receptores de células T que se encuentran en múltiples adultos no relacionados. Si los clones de células T creados antes del nacimiento pueden permanecer durante décadas, podrían representar una cantidad sustancial de células T compartidas entre dos personas no relacionadas. De hecho, la diversidad de receptores de células T generadas antes del nacimiento, puede ser menor en adultos, aumentando las probabilidades de que dos personas no relacionadas compartan un mismo receptor.

Fuente