Se sabe que el humo del tabaco contiene más de 4000 productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos y más de 50 son cancerígenos. Estos contaminantes se pueden encontrar en el humo ajeno que llena los espacios públicos o cerrados cuando una persona quema productos de tabaco.

Actualmente no hay un nivel seguro de exposición al humo ajeno y las consecuencias suelen ser graves, por ejemplo: en adultos el humo ajeno puede causar trastornos cardiovasculares y respiratorios, particularmente coronariopatías y cáncer de pulmón; entre los lactantes causa muerte súbita; en las mujeres embarazadas ocasiona bajo peso del recién nacido.

El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas de las cuales alrededor de 890 000 son víctimas del humo de tabaco ajeno. En el 2004, el 28 % de las defunciones con relación causal al humo de tabaco fueron de niños. Casi la mitad de los niños respiran usualmente aire contaminado por humo de tabaco en lugares públicos. De ahí la importancia de las leyes contra el humo para proteger la salud de los no fumadores, ya que todas las personas deberían poder respirar aire sin humo.

Aparte de los riesgos a la salud, los residuos de tabaco son el tipo de basura más numeroso y contienen más de 7000 sustancias químicas tóxicas para el medio ambiente. Cerca de 10 000 millones de los 15 000  millones de cigarrillos vendidos diariamente en el mundo se desechan en el medio ambiente por lo cual las colillas de cigarro representan entre el 30 y el 40 % de los objetos recogidos en las actividades de limpieza costera y urbana. Además el humo de tabaco no solo contiene las sustancias antes mencionadas, también libera gases de efecto invernadero, favoreciendo al calentamiento global.

El tabaco es una de las principales amenazas de salud pública y una muy importante para el medio ambiente. Una vez que los peligros del tabaco son conocidos, la mayoría de los fumadores desean dejarlo. El asesoramiento profesional y la medicación suelen aumentar el éxito de un fumador que espera dejar de consumir tabaco.

Fuente