Un equipo de investigadores de Suecia, Estados Unidos y Suiza, han demostrado que el tratamiento de células del hígado de rata con un compuesto llamado sulforafano, encontrado en vegetales crudos, reduce la producción de glucosa en el cuerpo. En este artículo publicado en Science Translational Medicine, el grupo describe los métodos que utilizaron para aislar el compuesto y lo que encontraron al probarlo con células hepáticas y en humanos.

La diabetes tipo 2, se ha mantenido como alarma roja en los últimos años debido a la epidemia de obesidad en algunos países, especialmente en Estados Unidos. Investigaciones anteriores, han demostrado que la diabetes tipo II, se trata de una condición en la que el cuerpo no reconoce las células de glucosa y en consecuencia no utiliza la insulina adecuada, lo que conduce a niveles más altos de glucosa, lo que puede causar una amplia variedad de problemas de salud. El tratamiento actual incluye la modificación de la dieta y la toma de medicamentos como la Metformina. Debido a que estos medicamentos tienen otros efectos secundarios como daño hepático, los investigadores sigues buscando alternativas para tratar la diabetes tipo II.

En este nuevo esfuerzo, los investigadores buscaron encontrar un compuesto que pudiera aliviar los síntomas de manera natural. Crearon una firma genética para la enfermedad basada en 50 genes que previamente habían sido vinculados al trastorno y alimentaron los resultados en una base de dato. Se utilizó la firma genética para buscar compuestos específicamente relacionados con la expresión génica en las células hepáticas.

Después, los investigadores cultivaron células hepáticas de ratas con diabetes tipo 2 y aplicaron suforafano para ver qué sucedía. Al hacerlo, las células produjeron menos glucosa. Optimistas acerca de sus resultados, los investigadores probaron el compuesto en 97 voluntarios con diabetes tipo 2 durante un periodo de 12 semanas. Esto fue posible porque el compuesto se encuentra en verduras crudas como el brócoli. Los investigadores informan que los que consumieron el compuesto, mostraron una reducción significativa en los niveles de glucosa.

Los investigadores reconocen que los resultados son preliminares y se necesitan realizar más pruebas al compuesto para considerar la posibilidad de que el comer las verduras adecuadas pueda sustituir el uso de medicamentos usados para tratar la diabetes tipo 2. También señalan que su técnica para descubrir la utilidad del compuesto en el tratamiento de la enfermedad podría aplicarse a otras enfermedades.

Fuente