Los investigadores han buscado durante mucho tiempo, formas de aprovechar el sistema inmunológico del cuerpo para tratar enfermedades, especialmente el cáncer. Ahora, los científicos han descubierto que el sistema inmunológico puede ser activado para tratar la arterosclerosis y posiblemente otras condiciones metabólicas, incluyendo hígado graso y diabetes tipo 2.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, han demostrado que un azúcar natural llamado Trehalosa estimula las capacidades de limpieza celular del sistema inmunológico. Por este medio, las células son capaces de reducir la placa aterosclerótica que se ha acumulado dentro de las arterias. Estas placas, son un sello distintivo de las enfermedades cardiovasculares y conducen a un mayor riesgo de ataque cardíaco.

“Estamos interesados en mejorar la capacidad de estas células inmunes, llamadas macrófagos, para degradar la basura celular, lo que los convierte en super-macrófagos”, explicó el autor principal del estudio, el Dr. Babak Razani, profesor asistente de medicina.

Los macrófagos son células inmunitarias responsables de limpiar muchos tipos de desechos celulares, incluyendo proteínas deformadas, exceso de grasa y organelos disfuncionales dentro de las células.

“En la aterosclerosis, los macrófagos tratan de reparar el daño de la arteria mediante la limpieza de la zona, pero se ven abrumados por la naturaleza inflamatoria de las placas”, explicó Razani.

En el estudio, Razani y sus colegas mostraron que los ratones propensos a aterosclerosis, habían reducido la placa en sus arterias después de que se les inyectó Trehalosa. Los tamaños de las placas medidas en la raíz aórtica eran variables, pero en promedio, las placas midieron 0.35 mm2 en ratones de control en comparación con 0.25 mm2  en ratones que recibían Trehalosa, lo que se interpretó como la reducción del 30% del tamaño de la placa. La diferencia fue estadísiticamente significativa de acuerdo al estudio.

Este efecto desapareció cuando a los ratones se le administró Trehalosa por vía oral y cuando se les inyectó otros tipos de azúcar, incluso aquellos con estructuras similares.

La Trehalosa, es un azúcar natural encontrado en plantas e insectos, formado por dos moléculas de glucosa unidas. Esta aprobado por la FDA para consumo humano y a menudo es usado como ingrediente en productos farmacéuticos.

Muchos estudios de investigación han demostrado que la Trehalosa, desencadena un importante proceso celular llamado autofagia, o auto-alimentación. Pero la forma en que aumenta la autofagia aún se desconoce.

En este estudio, Razani y sus colegas demostrado que la Trehalosa opera mediante la activación de una molécula llamada TFEB. El TFEB activado entra en el núcleo de los macrófagos y se une al ADN. Esta vinculación actúa en genes específicos, desencadenando una serie de eventos que resulta en el ensamblaje de maquinaria de limpieza adicional y más de los organelos que funcionan como “recolectores de basura”.

Los investigadores siguen estudiando la Trehalosa y consideran que es una terapia potencial para la aterosclerosis, especialmente porque es seguro para el consumo humano y además es un edulcorante. Sin embargo, el obstáculo actual a superar para estos científicos son las inyecciones ya que la Trehalosa tal vez pierde su eficacia al ser tomada de vía oral debido a una enzima en el tracto digestivo que rompe la Trehalosa en las moléculas de glucosa que la constituyen.

Fuente