Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rochester, han descubierto que la pérdida de células madre en los músculos, es la principal causa detrás del declive muscular en ratones de edad avanzada. Su hallazgo desafía la actual teoría de que la disminución del músculo relacionado con la edad, es causada principalmente por la pérdida de neuronas motoras. Los autores del estudio, esperan desarrollar un fármaco o terapia que pueda disminuir la pérdida de células madres en los músculos y así evitar el declive muscular en un futuro.

Tan pronto las personas llegan a los 30 años, el tamaño y la fuerza de sus músculos comienza a disminuir. Los cambios son sútiles al principio, las actividades que alguna vez parecieron fáciles, ya no son tan fáciles ahora, pero al llegar a la edad de 70-80 años, la disminución de músculo, puede provocar fragilidad y dependencia incluso para realizar las tareas más simples. Si bien la velocidad de disminución varía de persona en persona y puede ser más lento por la dieta y el ejercicio, prácticamente nadie se escapa completamente de la pérdida muscular.

“Incluso un atleta entrenado de élite, que tiene fuerza muscular absoluta, seguirá experimentando una disminución con la edad”, explico el autor del estudio, el Dr. Joe Chakkalakal, profesor asistente de ortopedia en el Centro de Investigación Muscoesquelética de URMC.

Chakkalakal ha estado investigando exactamente cómo la pérdida muscular se produce en ratones en envejecimiento con la finalidad de averiguar cómo los seres humanos podrían evitarlo.

En un estudio, publicado en eLife, Chakkalakal y el Dr.  Wenxun Liu, definen el papel de las células madre en el mantenimiento del músculo durante la vida. Todos los adultos tienen un grupo de células madres que residen en el tejido muscular que responden al ejercicio o a una lesión. Estas nuevas células musculares reparan o hacen crecer los músculos. Aunque ya se conocía el hecho de que las células madre mueren a medida que envejecemos, el estudio de Chakkalakal es el primero en sugerir que este es el principal factor detrás de la pérdida muscular.

Para entender mejor el papel de las células madre en el deterioro muscular relacionado con la edad, Chakkalakal y su equipo, agotaron las células madre musculares en ratones sin alterar las neuronas motoras, las células nerviosas que controlan los músculos. La pérdida de células madre, aceleró el declive muscular en ratones. Los ratones que se modificaron genéticamente para prevenir la pérdida de células madre musculares, mantuvieron músculos más sanos a edades avanzadas.

Al mismo tiempo, Chakkalakal y su equipo, no encontraron evidencia para apoyar la pérdida de neuronas motoras en ratones envejecidos. Muy pocas fibras musculares habían perdido completamente su conexión correspondiente con las neuronas motoras, lo que cuestiona la antigua teoría de “Denervacion / Re-inervación”. De acuerdo con la teoría, la disminución del músculo relacionado con la edad se debe principalmente a que las neuronas motrices mueren o pierden conexión con el músculo, lo que provoca que las células musculares se atrofien y mueran.

“Creo que hemos logrado demostrar que incluso para personas sedentarias de edad avanzada, sus células madres están haciendo una función importante” dijo Chakkalakal. “Las células madre juegan un papel importante en el mantenimiento normal de su músculo a lo largo de la vida”.

Actualmente, Chakkalakal, está buscando en base a este nuevo descubrimiento, formas efectivas de tratamiento que mantenga la reserva de células madres musculares y así evitar la degeneración muscular durante el mayor tiempo posible. Se espera que este estudio pueda ser una esperanza para el futuro.

Fuente