Los fans de la impresión en 3D, aseguran que este sistema tiene potencial para revolucionar la medicina. Consideran que la piel, los oídos, huesos y válvulas del corazón serán impresos en 3D algún día. Finalmente, los resultados de este estudio, podrían ser la base para dichas aseveraciones.

Prótesis de ovarios impresos en 3D, permitieron a ratones concebir y dar a luz a una descendencia sana. Estas prótesis de ovario, podrían ser utilizadas algún día para ayudar a restaurar la fertilidad en sobrevivientes de cáncer esterilizados por radiación o la misma quimioterapia.

Los investigadores utilizaron una impresora 3D, que usaba gelatina derivada de colágeno la cual se encuentra naturalmente en los ovarios animales. Los científicos construyeron los ovarios imprimiendo varios patrones de filamentos de gelatina solapados sobre un cristal como el de la construcción con Lincoln Logs, pero en escala miniatura. Cada andamio medía solo 15 x 15 mm.

Los investigadores probaron los andamios más firmes en ratones vivos. Los investigadores perforaron círculos de 2 mm a través de los andamios e implantaron 40-50 folículos en cada uno, creado un ovario de “bioprótesis”. Después, se eliminaron los ovarios en los siete ratones y se suturaron las bioprótesis en su lugar. El equipo mostró que los vasos sanguíneos de cada ratón se infiltraron en los andamios. Esta vascularización es crítica porque proporciona oxígeno y nutrientes a los folículos y permite que las hormonas producidas por los folículos circulen en el torrente sanguíneo.

Los investigadores dejaron que los ratones se aparearan y tres de las hembras dieron a luz a camadas sanas. Los ratones que dieron a luz también lactaron naturalmente, lo que demostró que los folículos incrustados en los andamios, produjeron niveles normales de hormonas.

El equipo de investigación espera que ovarios bioprotésicos similares, se puedan implantar en pacientes humanos para restaurar la fertilidad, pero esta posibilidad es algo lejana debido al tamaño que necesita tener el ovario bioprotésio. Además, de acuerdo al Dr. Nicolas Sigaux, un cirujano especializado en aplicaciones médicas en el Hospital Lyon-Sud de Francia, la vascularización es la principal limitación para la impresión de grandes trozos de tejido funcional. Una vez resuelto este problema, los órganos si podrán ser implantados en humanos.

Fuente